Navigation – Plan du site
III. Réécritures romanesques

Incursiones «bárbaras» en el Bicentenario

(sobre ¡Bernabé, Bernabé! de Tomás de Mattos)
Incursions “ barbares ” au Bicentenaire (à propos de ¡Bernabé, Bernabé!, de Tomás de Mattos) 
Teresa Basile
p. 187-196

Résumés

Réflexion sur le Bicentenaire en Uruguay en tant que lieu de récupération de mémoires laissées en arrière, mises à l’écart ou absentes de l’imaginaire national, tout spécialement l’africanité et l’indianité que Teresa Porzecanski nomme « mythologies de l’absence ». Cela suppose d’explorer les divers apports de la littérature dans le travail qui a forgé l’histoire nationale et ses dispositifs identitaires, depuis la « construction de la mémoire » au XIXe siècle (avec le vaste cycle de romans historiques d’Eduardo Acevedo Díaz: Ismael, Nativa, Grito y gloria et Lanza y sable, publiés de 1888 à 1914) jusqu’à la « commémoration » du Centenaire (reprise de la « Légende de la Patrie » et de l’Épopée d’Artigas, par Zorrilla de San Martín) et jusqu’aux « mémoires mises à l’écart » en ce Bicentenaire, avec ¡Bernabé, Bernabé! (1988) et La fragata de las máscaras (1996) de Tomás de Matto. Ces centenaires constituent ainsi des lieux de mémoire privilégiés (Pierre Nora), auxquels la littérature prend part selon ses propres fondements.

Haut de page

Texte intégral

Memorabilia: intervenciones literarias

  • 1 Dice, a propósito, Pierre Nora: «La memoria comprende no sólo el patrimonio, sino todos los element (...)

1En este trabajo me interesa reflexionar –a partir de una novela del uruguayo Tomás de Mattos– en torno a las lecturas y relecturas sobre la independencia que la literatura ha llevado y lleva a cabo, y es en este sentido que puede pensarse la gesta de la Independencia como un lugar de la memoria (Pierre Nora) privilegiado, en el cual la literatura interviene desde sus propios fueros, con una lectura significativa de la misma. Lo que supone una atención particular al presente –y no sólo al pasado– como enclave desde el cual se procesa la memoria, y una conceptualización de la memoria como una factoría en continua elaboración, como un complejo laboratorio1. Si la conmemoración de la empresa de la Independencia ha sido uno de los modos clave del ejercicio de la letra en el campo literario del Uruguay como una vía para la consolidación de los estados nacionales; en cambio son las memorias de la barbarie, las memorias ausentes del imaginario nacional, en especial la «africanidad» y la «indianidad» que Teresa Porzecanski denomina «mitologías de ausencia», aquéllas que se interrogan en la última década, desde un campo intelectual atravesado por el peso de las últimas dictaduras del cono sur. La memoria, entonces, ya no colabora en la construcción o consolidación de imaginarios nacionales-estatales, sino que se fragua, en principio, desde las políticas de los Derechos Humanos que reclamaban por las víctimas de las últimas dictaduras.

2Estas memorias de las barbaries y violencias del terrorismo de estado adquieren un rumbo preciso en un corpus de novelas históricas del Uruguay que vuelven obsesivamente a los eventos más violentos del siglo XIX: las luchas entre las divisas y facciones, la dictadura de Latorre y la de Santos, la guerra de la Triple Alianza, repoblando aquel siglo de esbirros, matones, dictadores y militares. La publicación de ¡Bernabé, Bernabé! (1988) de Tomás de Mattos fue el punto inicial de este auge de la novela histórica en la década de los noventa y desató un cúmulo de polémicas y controversias sobre los héroes de la independencia en varios semanarios y secciones culturales de conocidos periódicos uruguayos.

3En estas relecturas radicales del siglo XIX, se intenta responder, en parte, a las preguntas por las políticas de la violencia estatal que gravitaban en la atmósfera de la posdictadura uruguaya, efectuando una relectura del pasado de la historia nacional. ¡Bernabé, Bernabé! resulta, en este sentido, una novela ejemplar porque, por un lado, reescribe –en clave trágica– el origen de la nación, a contrapelo de la épica de la independencia al señalar en ese mismo origen el exterminio de los charrúas, llevado a cabo por los mismos generales que peleaban por la independencia. Por otro lado, esta novela no se limita al origen nacional, establece vínculos con otros períodos en que se implementaron políticas estatales autoritarias. Diseña una nueva cartografía de la historia uruguaya que va hilando las diversas dictaduras que atravesaron su historia, y señalando el peso de la casta militar en los destinos del país. La revisión del origen nacional y la reescritura global de la historia hablan de la profunda fractura que significó la última dictadura.

4Así, la novela reinterpreta el siglo XIX desde estas preocupaciones que se instalaron con la apertura democrática, pero además explora cuestiones más precisas que también se discutieron a propósito de las dictaduras del cono sur, tales como la ética militar, la obediencia debida, la práctica de la «aniquilación», el problema del juicio, la importancia de la memoria. La novela reescribe, entonces, la historia de la campaña de exterminio de los charrúas, en el marco de estos debates que han configurado el reciente período de la posdictadura uruguaya.

Los recuerdos del presente. Hacia un mapa de las dictaduras

5¡Bernabé, Bernabé! modeliza un tipo de novela que va a caracterizar la narrativa posterior de Tomás de Mattos –en especial La fragata de las máscaras– con su articulación de diversos tiempos (también diferentes focos de enunciación), configurando una «masa de hojaldre» como el mismo autor declaró en una entrevista (Blixten, 2000).

6En las capas de este texto hojaldrado se yuxtaponen varios eventos históricos significativos:

7(1) La campaña de exterminio de los charrúas, inserta dentro de las guerras de Independencia (1811-1826 y 1831-1832), abre la historia del Uruguay por su lado más oscuro e indica en los inicios de la independencia una política de exclusión y exterminio llevada a cabo por el gobierno y la casta militar.

8(2) El año 1885, cuando Josefina escribe su relato para Federico Silva, está cargado de una atmósfera de violencia política, en el marco del llamado «militarismo» que, inaugurado con la toma del poder por Latorre (1876) alcanzó su más nefasta etapa durante el gobierno de Máximo Santos (1882-1886). Este contexto la perturba y desata su interés por escribir.

9(3) La fecha en que el ficticio editor M.M.R. escribe su prólogo, 12 de octubre de 1946, pone en contacto el descubrimiento de América con el juicio de Nuremberg, señalando el parentesco entre dos etnocidios perpetrados por los europeos pero no ajenos a la historia del Uruguay.

10(4) El momento en que Tomás de Mattos publica su obra, 1988, pocos años después del fin de la dictadura uruguaya. El último tramo de este itinerario histórico nos remite, entonces, a la última dictadura (1973-1985), que oficia secretamente como eje vertebrador del resto de los tiempos convocados.

11Este recorrido por los gobiernos militares, las prácticas autoritarias y las violencias de estado perfila una diferente lectura de la historia uruguaya, un recorrido ajeno a algunos imaginarios sobre la democracia uruguaya. Interpela y cuestiona tanto la gran narrativa de la epopeya independentista de las primeras décadas del XIX como el relato de los procesos modernizadores que posibilitaron, entre fines de ese siglo y comienzos del XX, la consolidación de una nación homogénea, librepensadora, progresista, democrática y culta. La novela de Tomás de Mattos prefiere leer a contrapelo esta perspectiva historiográfica que escandía una continuidad en ascenso desde la épica de la independencia hasta las modernización de fines del siglo XIX, leyendo en su lugar las «memorias de la barbarie» que van del genocidio indígena a las víctimas del militarismo de Latorre y Santos.

El ocaso de la épica: la hybris del militar

12Josefina elige algunos momentos dentro de las guerras de Independencia que ponen en escena la heroicidad de Bernabé, como la batalla de Sarandí, punto culminante de la «virtud» del guerrero, pero que es asimismo el inicio de su abrupto descenso. Ficcionaliza la historia como una tragedia a partir de la figura de Bernabé o, casi mejor, convierte a la epopeya nacional y a su héroe homérico en un héroe trágico de estirpe sófoclea. De allí también que se llame a Josefina «Andrómaca» señalando una enunciación femenina desde las muertes, pérdidas, derrotas y devastaciones acaecidas durante la Guerra de Troya.

13Si bien Bernabé Rivera encarna el ethos militar («se desveló por ser un militar inobjetable»), lleva hasta la exacerbación algunos de los valores bélicos del militar, cayendo en la desmesura en el cumplimiento del deber, y pisa un límite extremo cuando implementa su «teoría de la aniquilación» que supone la aniquilación del enemigo, convirtiéndose entonces en un personaje trágico. Su caída sigue los resortes del héroe de la tragedia griega: el ethos militar se convierte en hybris, transgrede «los límites del orden último del mundo», el héroe enceguece y «pierde el tino». La identidad del coronel se resuelve en una anagnórisis final que le devuelve su rostro: «No fue clemente y, en la última hora, el turbio espejo de un charco le devolvió su imagen» (113).

14La figura del militar, que fue puesta en foco por las dictaduras del cono sur, en esta novela se desplaza hacia el pasado, hacia las gestas de la independencia, hacia el punto de inicio del estado nacional, convirtiendo su areté en preceptiva militar que autoriza el exterminio del enemigo, el genocidio de los charrúas, al que podemos considerar como el grado cero de las memorias de la barbarie.

El espejo astillado

15La «herida» de la dictadura tuvo también entre sus consecuencias el quiebre y el cuestionamiento de los imaginarios sobre la «Suiza de América», «El país más democrático de América Latina» que se habían consolidado durante los gobiernos de Batlle y Ordóñez, en los inicios del siglo XX. La crisis de identidad suscitó una doble tendencia: cierto reparo frente a aquellos valores democráticos que ahora parecían tambalear, y la recuperación simbólica de los sectores disgregados de las políticas nacionales (las denominadas «indianidad» y «africanidad»).

16La tensión entre el espejo transparente en el que se contempla Bernabé Rivera y el charco de sangre en que Josefina se mira, metaforiza en el texto la fractura de la identidad nacional. El Coronel Rivera inicia su carrera cultivando su propia imagen, se pasea «empilchado, entre oros y mármoles» en la corte de Río de Janeiro, «igualito a Narciso» comenta Josefina. En cambio, Josefina se contempla en «el charco de sangre» como un modo de indagar una identidad que presupone la comprensión de la violencia y la muerte. Así, la simbología del espejo contrapone dos modos alternativos de conformar la identidad: el espejo narcisista de aguas transparentes, y aquellas aguas turbias y ensangrentadas de un charco.

17En la batalla de Sarandí –punto culminante de la gloria militar para Bernabé Rivera– aparece un indiecito charrúa quien, huérfano, adopta el nombre de Bernabé. Esta escena –deliberadamente ficcional– desplaza la imagen especular de Narciso para incluir al «otro» (los charrúas) en la superficie refractante del espejo. La alianza entre Bernabé y los indios está refrendada por la paternidad que el indio huérfano solicita al coronel. Se postula, por un momento, la posibilidad de construir una comunidad, aunque paternalista, armónica. Rota ésta por el coronel, será su propio hijo adoptivo –el indiecito– quien le devuelva su rostro de traidor y fratricida.

18El ostensible trabajo con el «nombre propio» en esta novela es otro registro (además del espejo) de la identidad. Por un lado, la imposibilidad de articular el nombre propio en el interior de la comunidad charrúa sometida a los vaivenes de una política que los excluye del edificio nacional, se vehiculiza a través de una errancia nominal (Sepé, Polidoro, Joaquín, el indio Bernabé). Por el otro, el indio Bernabé introduce la figura del «doble» en el mito de Narciso y provoca la escisión del «sí mismo» por la intromisión del «otro» en la lámina opuesta del reflejo. Bernabé Rivera lo desconoce y, atrapado en su propia imagen, escinde la alteridad indígena con su brutal empresa persecutoria.

19El título de la novela, ¡Bernabé, Bernabé!, condensa las imágenes del doble y las inversiones del texto; reitera el nombre propio para librar su diferencia, lo repite especularmente para mostrar su ruptura. El grito dibuja este recorrido, es proferido por el indiecito ante el entusiasmo por la victoria de Sarandí para culminar en boca del mismo coronel cuando aquél lo atrapa. El espejo hecho trizas en el charco de sangre, recuerda la pérdida de una identidad compleja y heterogénea en los inicios de la nación. En torno al indiecito se descubre una posibilidad histórica frustrada y también traicionada. Supone una crítica a las versiones «heroicas» de los orígenes nacionales sustentadas en «imaginarios narcisistas».

El Archivo Narbondo

20Esta novela ficcionaliza en la protagonista Josefina el trabajo con la historia, a través de una escena historiográfica que contrapone al Archivo Narbondo, los trazos orales de la historia de los charrúas, desplegando así el cruce de múltiples versiones.

21El Archivo Narbondo, propiedad del marido de Josefina, es el archivo oficial, aquel que pertenece y da cuenta de las políticas del Estado, aquel que representa a la Nación, escrito por la casta dirigente de los destinos del país, desde el presidente de la nación Fructuoso Rivera y los militares Bernabé o Garzón, junto a los hacendados como José Canto, hasta el educador José Catalá. Sirve fundamentalmente para justificar la campaña de exterminio: «… en aquellos días, no había nadie influyente que no considerase imprescindible acabar con los charrúas» (52). También captura otras voces de la sociedad para legitimar sus políticas, para exhibirlas como decisiones del «pueblo», de un «nosotros» que nacionaliza el archivo.

22El archivo del Estado-Nación y de la Patria uruguaya está regido en buena parte del siglo diecinueve por las consignas de la civilización contra la barbarie, del orden contra la anarquía, por las demandas de la unificación y consolidación del Estado, de la modernización y del progreso, que postularon la forma de un Estado nacional homogéneo que no logró abrir un espacio a los charrúas capaz de contemplar y respetar sus leyes, costumbres y cultura. En este sentido el padre de Josefina sostiene: «Los charrúas no nos dieron la Patria» (54), y señala aquellas «diferencias» de los indígenas que interrumpen el proceso de homogeneización del Estado y sus políticas de asimilación:

Los objetivos de ambos pueblos no sólo son distintos, sino incompatibles. Para los charrúas, la libertad era la perduración del Desierto: tierra sin cultivar, ganado sin cuidar, barbarie compartida. Para nosotros, la libertad era la posibilidad irrestricta de que cada ciudadano volcase el mayor esfuerzo para el progreso de su familia, amparado por las máximas seguridades de que serían sólo suyos los legítimos frutos de su esfuerzo.

23Como analiza Todorov, las políticas del etnocentrismo pueden fundarse en la idea (distorsionada) de igualdad para desde ella asimilar al «otro», identificándolo con el modelo propio, tal como se advierte en el siguiente argumento de Máximo Péguy: «Me recordó varias veces que todo indio que aceptó nuestros valores, fue respetado y tratado como uno más de nosotros» (54). Asimismo el etnocentrismo puede emplear el concepto de diferencia (también distorsionándolo) que se articula como desigualdad e inferioridad de la alteridad, y que conduce a la subalternización, al dominio, a la segregación, y al exterminio del «otro» (Todorov, 1991; Said, 2002).

  • 2 La sugerencia de esta versión oral del sargento Gabiano se encuentra en Acosta y Lara, 1989, texto (...)

24Josefina opone a esta versión documentada y escrita por los mismos autores de los hechos, la versión oral del sargento Gabiano («una versión inédita, mucho más feroz y veraz, que barrunto no te agradará demasiado», 29) que no pertenece al Archivo Narbondo, se le opone2. Por la voz de Gabiano no sólo ingresan los hechos ausentes en los partes de campaña, sino la historia narrada por los mismos charrúas (aún cuando se trate sólo de lo que queda de la historia de los charrúas, de modo indirecto, y por boca de quienes los oyeron), de allí que Josefina privilegie el texto de Lavalleja en tanto transcribe el «relato de los vencidos». A través del relato de su padre, Josefina recupera, además, la voz de Sepé, a quien aquél le oyó confesar su participación en la muerte de Bernabé.

25De este modo la novela opone claramente la ecuación: historia escrita/historia de los vencedores/versión oficial a historia oral/historia de los vencidos/versión no oficial. A este juego de oposiciones se van sumando otras. Evidentemente, el Archivo Narbondo es «patriárquico» (Derrida, 1997), ya que no sólo es obra de su marido, en él su padre refrenda sus opiniones y además reúne las voces de los «padres» fundadores de la patria: allí Josefina se entromete para desbaratarlo desde una enunciación femenina.

Charruismos

26El relato de la derrota y las pérdidas de los charrúas no reinstala una Arcadia indígena perdida. La importancia que le otorga al problema de la identidad de los charrúas y la descripción que hace de varios de ellos, tampoco recuperan una figura idealizada del charrúa.

  • 3 Muchos de los datos aquí consignados han sido tomados de los trabajos –citados en la bibliografía- (...)

27Tal como describe Porzecanski en sus insoslayables trabajos, desde la apertura democrática en Uruguay, la escena pública se vio paulatinamente invadida por un inédito interés en torno al tema indígena3. Esta preocupación se hizo visible en manifestaciones de muy diversa índole: obras de teatro, pinturas e instalaciones, o novelas; se crearon sociedades dedicadas a la defensa de lo indígena y a su reivindicación, tales como la Asociación de Descendientes de la Nación Charrúa (ADENCH) 1989; la Asociación Indigenista del Uruguay (AIDU) en 1989; el INDIA (Integrador Nacional de los Descendientes de Indígenas Americanos) en 1998, entre otras, desde las cuales se llevan a cabo diversas actividades como encuentros, festejos, demandas, entre las que se destaca la repatriación de los restos de los últimos charrúas que se encontraban en el Museo del Hombre de París, lo que dio lugar a una serie de polémicas de alto impacto en la opinión pública.

  • 4 Algunos de sus principales voceros son Danilo Antón, un geógrafo y ambientalista que se ha volcado (...)
  • 5 En especial, el antropólogo Daniel Vidart y el catedrático de antropología de la Facultad de Cienci (...)

28Las editoriales comienzan a publicar diversos textos sobre la cuestión del indio, desde estudios antropológicos hasta libros de divulgación. Es, en este contexto, donde se va a desatar la «polémica sobre los charrúas», que enfrenta a «charruistas» y «científicos». Los charruistas –que se colocan fuera y por momentos contra las instituciones científicas–, tienen gran visibilidad a través de textos de notable éxito en el mercado y de amplia difusión en los medios masivos de comunicación4. Fabulan un gran relato civilizatorio sobre esta etnia, exaltando su importancia, valores, altos conocimientos, obras y legados. Los «científicos»5 se ocupan de discutir y desmentir estas afirmaciones: para Vidart se trata de «una guerrilla fundamentalista» empeñada en recrear «una fantasmagórica y a la vez totalitaria Charrulandia».

29Esta saturación de la esfera pública con manifestaciones de diversa índole que apuntan al rescate de los valores indígenas, ha dado lugar a interpretaciones que procuran comprender y explicar su intensidad y variedad. Los mismos «charruistas» defienden su recobro de los indígenas como una ofensiva al imperio del «neoliberalismo globalizante» (Porley) que atenta contra los particularismos nacionales, lo que implica para algunos una refundación de carácter nacionalista. La defensa que Danilo Antón hace de los charrúas, por su lado, se levanta contra los imaginarios del Uruguay como país pequeño (Antón). De allí la necesidad de inventarles un pasado más auspicioso (Consens), una tradición ejemplar, una ficción arcádica (Porzecanski) que recupera el modelo del buen salvaje roussoniano, ahora puesto al día. Pero también esta mitificación pone en escena el vacío sobre el cual se funda (ya que en verdad, los charrúas fueron exterminados), de allí que Porzecanski hable de «mitologías de ausencia» como «construcciones ficcionales tendientes a hacer notar un lugar vacío dentro de la elaboración de una identidad nacional» (Porzecanski, 2005: 412).

30Porzecanski recoloca este proceso de mitificación como característica de las sociedades de fin de siglo y que en Uruguay procura «habilitar un espacio protagónico indio en la(s) nueva(s) version(es) de la Historia Nacional» (2005: 422). Frente a las incertidumbres que ofrece el presente, ante los quiebres operados por la experiencia dictatorial, o también como respuesta a modelos impuestos por la industria cultural globalizada; las nuevas mitologías indígenas se vuelcan a la búsqueda de un «mito del origen puro», de una «genealogía originaria intocada por la civilización», a la construcción de una «Arcadia originaria, aquélla de las armonías paradisíacas» que hacen del indio la figura protagónica y ejemplar (426).

31Si, como apunta Porzecanski, el charruismo postula la búsqueda de un nuevo origen arcádico; la lectura de ¡Bernabé, Bernabé! de Tomás de Mattos, una de las primeras novelas que recuperan la figura del charrúa en la apertura democrática, nos revela el giro contrario. De Mattos relee la épica del origen nacional para señalar su contracara: quienes batallaban por la independencia, los mismos generales y coroneles fueron los agentes del genocidio charrúa. Se trata de interrogar el inicio de la violencia por parte de las políticas estatales, pero esta perspectiva no intenta reponer en ese lugar, la pérdida de una Arcadia, no hay una voluntad de refundar desde otra raíz la Nación, no hay neoindigenismo, sino un intento de explorar una refundación plural y heteróclita del Uruguay. Tampoco la narrativa de De Mattos auspicia las políticas mitologizantes de la escritura, por el contrario, lo que exhiben sus textos es una crítica y un desarme de las meganarrativas. El fin de la dictadura, la clausura de las ideologías fuertes que estructuraron los enfrentamientos en las décadas anteriores en el cono sur, el quiebre de las utopías, la diáspora uruguaya, el fin del parricidio y la tibia paz democrática como dirá Amir Hamed cepillaron, para algunos, la posibilidad de identificarse en un relato salvador a cargo de una etnia.

32La exploración de estas memorias del genocidio charrúa distan tanto del ejercicio de una memoria fundante como celebratoria. Durante el siglo XIX en Uruguay, la literatura, en especial la novela histórica se ocupó de escribir y construir una memoria en momentos en que la historiografía aún no estaba del todo institucionalizada: así el extenso ciclo de las novelas históricas sobre la Independencia de Eduardo Acevedo Díaz (Ismael, Nativa, Grito de gloria y Lanza y sable, publicadas desde 1888 a 1914) consolida la «tesis de la independencia clásica» (Carlos Real de Azúa) que hacía del pueblo uruguayo el artífice legítimo de su independencia (desdibujando y minimizando el acuerdo firmado en Río de Janeiro por representantes de la Argentina y Brasil, con mediación de Gran Bretaña, que declaró la independencia absoluta de la Banda Oriental del Uruguay, 1830). Significaron una colaboración de la literatura a la construcción de los imaginarios nacionales para fortalecer los Estados, aún tambaleantes por las luchas entre las divisas, el cimbronazo del proceso modernizador y las debilidades de las instituciones políticas. También podríamos pensar en textos que como «La leyenda Patria» (1879) de Zorrilla de San Martín recuperan las gestas de la independencia para desplegar una memoria fundante y estabilizadora: «La patria redención ya consumada, / exige el culto de sus hijos fieles, / en el altar del alma conservada.»

33En cambio, en el escenario literario de las últimas décadas en Uruguay, varias novelas han regresado a las guerras de la independencia para leer allí, no el origen prestigioso de la Nación, sino el exterminio de los indios charrúas por los mismos generales que llevaron adelante las batallas de la independencia. Una serie de novelas, en especial ¡Bernabé, Bernabé! (1988) y La fragata de las máscaras (1996) de Tomás de Mattos, pero también El príncipe de la muerte (1993) de Fernando Butazzoni, El archivo de Soto (1993) de Mercedes Rein y de Una cinta ancha de bayeta colorada (1993) de Hugo Berbejillo reconfiguran ya no una conmemoración sino una memoria de las barbaries; unas «mitologías de ausencia», un lugar vacío.

Haut de page

Bibliographie

Acosta y Lara, Eduardo F., 1989, La guerra de los charrúas en la Banda Oriental, Montevideo, Librería Linardi y Risso.

Antón, Danilo, 1994, Uruguaypirí, Montevideo, Rosebud Ediciones.

—, 1998, El pueblo jaguar, Montevideo, Piriguazú.

Berbejillo, Hugo, 1993, Una cinta ancha de bayeta colorada, Montevideo, Proyección.

Blixten, Carina, 2000, «La novela es una masa de hojaldre», Montevideo, Brecha, 28 de abril.

Butazzoni, Fernando, 1993, El príncipe de la muerte, Montevideo, Graffiti.

Consens, Mario, 2003, El pasado extraviado: prehistoria y arqueología del Uruguay, Montevideo, Linardi y Risso.

De Mattos, Tomás, 1989, ¡Bernabé, Bernabé!, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental.

—, 1996, La fragata de las máscaras, Montevideo, Alfaguara.

Derrida, Jacques, 1997, Mal de archivo, Madrid, Trotta.

Haberkorn, Leonardo, 1998, «Charrúas. Mitos y verdades», Revista Tres, año 3, n° 111, 20 de marzo, Montevideo.

Nora, Pierre, 1984, Les lieux de Mémoire, París, Gallimard.

Pi Hugarte, Renzo, 2002, «Sobre el charruismo. La antropología en el sarao de las seudociencias http://www.unesco.org.uy

Porley, Rodolfo, 1998, El laberinto de Salsipuedes, fascículos del diario La República.

Porzecanski, Teresa, 1992, «Uruguay a fines del siglo XX: mitologías de ausencia y de presencia» en Achugar, Hugo y Caetano, Gerardo (comp.), Identidad uruguaya: ¿mito, crisis o afirmación?, Montevideo, Ed. Trilce.

—, 2005, «Nuevos imaginarios de la identidad uruguaya: neoindigenismo y ejemplaridad», in Caetano, Gerardo (comp.), 20 años de democracia. Uruguay 1985-2005: miradas múltiples, Montevideo, Taurus.

Real de Azúa, Carlos, 1991, Los orígenes de la nacionalidad uruguaya, Montevideo, Ed. Arca.

Rein, Mercedes, 1993, El archivo de Soto, Montevideo, Trilce.

Said, Edward, 2002, Orientalismo, Madrid, Debate.

Todorov, Tzvetan, 1991, Nosotros y los otros, México, Siglo XXI.

—, 1993, Las morales de la historia, Barcelona, Paidós.

Varios autores, 1991, Cultura(s) y nación en el Uruguay de fin de siglo, Montevideo, Trilce.

—, 1992, Identidad uruguaya: ¿mito, crisis o afirmación?, Montevideo, Trilce.

—, 1994, Mundo, región, aldea. Identidades, políticas culturales e integración regional, Montevideo, Trilce.

Vidart, Daniel, 1997, La trama de la identidad nacional, t. I, Indios, negros y gauchos, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental.

Haut de page

Notes

1 Dice, a propósito, Pierre Nora: «La memoria comprende no sólo el patrimonio, sino todos los elementos que comandan la economía del pasado en el presente», y «los lugares de memoria no son eso de lo que nos acordamos, sino allí donde la memoria trabaja, no la tradición misma, sino su laboratorio» (Nora, 1984, t. I: VIII-X).

2 La sugerencia de esta versión oral del sargento Gabiano se encuentra en Acosta y Lara, 1989, texto que además sirve como fuente histórica de toda la novela.

3 Muchos de los datos aquí consignados han sido tomados de los trabajos –citados en la bibliografía- de Porzecanski; L. Haberkorrn; Renzo Pi Hugarte; M. Consens y D. Vidart.

4 Algunos de sus principales voceros son Danilo Antón, un geógrafo y ambientalista que se ha volcado a escribir libros sobre varios grupos de indígenas, entre los que se destacan Uruguaypirí (1994) considerado por Renzo Pi Hugarte como «el texto fundante de la moda charruista» y El pueblo jaguar (1998); Rodolfo Porley, periodista que sacó en el diario La República una serie de fascículos bajo el título de El laberinto de Salsipuedes (1998) y Eduardo Abella, entre otros.

5 En especial, el antropólogo Daniel Vidart y el catedrático de antropología de la Facultad de Ciencias, Renzo Pi Hugarte, ambos de notoria trayectoria.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Teresa Basile, « Incursiones «bárbaras» en el Bicentenario », América, 42 | 2012, 187-196.

Référence électronique

Teresa Basile, « Incursiones «bárbaras» en el Bicentenario », América [En ligne], 42 | 2012, mis en ligne le 01 février 2015, consulté le 22 mai 2017. URL : http://america.revues.org/1149 ; DOI : 10.4000/america.1149

Haut de page

Auteur

Teresa Basile

Universidad Nacional de La Plata

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presse Sorbonne Nouvelle
  • Revues.org