Navigation – Plan du site
IV. Formes populaires de l'expression érotique

Erotismo, sexualidad y misoginia en relatos policiales del siglo XXI en el Cono Sur

Érotisme, sexualité et misogynie dans le récit policier du Cône Sud, au xxie siècle
Mirian Pino
p. 189-196

Résumés

Octavio Paz a exposé dans La llama doble (1993) la différence qu’il voit entre amour, érotisme et sexualité. Les frontières qui les séparent n’apparaissent pas au premier regard, complexité patente lorsqu’on l’articule dans la relation en Amérique latine entre la modernité et la culture patriarcale, nœud clé dans nombre d’enclaves de la société du continent. Bien que le récit policier, plus précisément le roman noir, soit un genre apparu comme émanant d’une crise socio-économique des années 1920, cela n’a pas empêché de rendre visible l’érotique grâce aux représentations féminines. Cela permet d’observer de quelle façon les modèles de genres littéraires des cultures centrales (nord-américains pour le genre qui nous intéresse) ont été adaptés, se tenant proches d’un certain conservatisme culturel. De nombreux écrivains de notre continent ont écrit leurs récits dans le rayonnement du catéchisme de Chandler. Je considère que The simple art of murder (1944) est construit sur les fondements d’une culture érotique patriarcale tout en mettant en question les bases de la modernité dans le domaine politico-social en montrant le décalage entre la loi et la justice. La communication s’interroge sur l’axe érotique, sexualité et misogynie dans deux récits policiers du Cône sud, plus précisément du Chili : La muerte juega a ganador (2010) de Ramón Díaz Eterovic, et d’Argentine : Chamamé (2007) de Leonardo Oyola.

Haut de page

Texte intégral

Introducción: el relato noir entre el goce erótico y la violencia

1El erotismo, cercano y diferente a lo sexual, está condicionado por la cultura; asimismo, no es posible pensarlo sin ese primer escalón; al respecto Octavio Paz define al erotismo con la imagen de la llama doble:

se desprende del acto sexual: es sexo y es otra cosa. […]. El erotismo y el amor son formas derivadas del instinto sexual: cristalizaciones, sublimaciones, perversiones y condensaciones que transforman a la sexualidad y la vuelven, muchas veces, incognoscible (Paz, 1997: 14-15).

2El erotismo no se mantiene idéntico a lo largo del tiempo, está atravesado por los valores de la cultura y estos son de diferentes tipos: económicos, religiosos, sociales. Asimismo, y en el caso particular de la novela negra, el erotismo articula lo femenino y lo masculino, tiende a recrear el dimorfismo en un intercambio intenso de relaciones eróticas construidas a partir de la fórmula y los condicionamientos culturales del noir en sus diversas variantes, es decir, nacido en la crisis del capitalismo americano, es una parte de él. En El simple arte de matar (1944) de Raymond Chandler se ubican algunas ideas que son sugerentes ya que están relacionadas con la base realista del género, con la capacidad de refractar la crisis socio económica y de recrear la belleza y la juventud que emana de las mujeres que integran las historias de este género como así también la épica urbana de un hombre solo. Expresa Chandler:

Es fácil abusar del estilo realista: por prisa, por falta de conciencia, por incapacidad para franquear el abismo que se abre entre lo que a un escritor le gustaría poder decir y lo que en verdad sabe decir. Es fácil falsificarlo; la brutalidad no es fuerza, la ligereza no es ingenio, y esa manera de escribir nerviosa, al-borde de-la-silla, puede resultar tan aburrida como la manera vulgar; los enredos con las rubias promiscuas pueden ser muy fatigosos cuando los describe un joven goloso que no tiene en la cabeza otro objetivo que describir un enredo con rubias promiscuas. Y se ha hecho tanto de esto, que cuando un personaje de una narración de detectives dice Yeah, el autor es automáticamente un imitador de Hammett. […]. Su vida privada no me importa mucho; creo que podría seducir a una duquesa, y estoy muy seguro de que no tocaría a una virgen. Si es un hombre de honor en una cosa, lo es en todas las cosas (Chandler, 2014: 14-15).

3En cada relato ya sea detectivesco, de ladrones, policías, enigmas, pistas se desarrolla la cultura erótica que reproduce prácticas en las cuales a partir de los personajes masculinos podemos trazar la articulación entre el goce y el patriarcalismo; una abundante producción de la narrativa de post golpe en América Latina da cuenta de la relación entre erótica y violencia. En consecuencia podríamos inferir la existencia de culturas eróticas alojadas también en la de masas y en la pornografía; el texto de Leonardo Oyola, Chamamé (2007), es buen ejemplo.

4En numerosos relatos noir, entre los que se cuentan los textos seleccionados, la figura de la prostituta, por ejemplo, forma parte de la urbanística de los márgenes y «de la industria del entretenimiento» (Adorno, 2009: 354); el goce erótico y la cópula, en la cual se intercambia flujo de dinero e información, son interesantes para la lectura de la dominación patriarcal de los cuerpos; la mujer y el hombre gozan y entre medio de ellos el capitalismo los consume en moneda. Por otra parte, la antípoda del goce erótico se codifica en relaciones que tienen al domus como el lugar regulatorio de lo sexual, del que se desprenden otras representaciones femeninas y otro tipo de erótica. La pregunta primera es qué tipo de femineidad alojan las dos novelas seleccionadas para analizar el erotismo, el goce y sus tramas. Si como expresa Michel Foucault en La arqueología del saber (1979) es importante horadar la historia de las ideas a través de la arqueología, esto puede pensarse para la literatura y los géneros: una arqueología de los relatos noir nos conduce a analizar las disonancias y a pensar también en una arqueología de lo erótico. En La muerte juega a ganador (2010), novela del chileno Ramón Díaz Eterovic, la historia ronda en los avatares del detective Heredia para descubrir al asesino del hijo no reconocido de Anselmo, su amigo entrañable, mientras que Chamamé (2007), el policial de Oyola, se encuadra en la piratería del asfalto en la Mesopotamia argentina a través de la historia de Manuel Ovejero, el Perro, y Pastor Noé. En ambas el mundo delincuencial se trama a través de una estrecha articulación entre eros y violencia.

La muerte juega a ganador de Ramón Díaz Eterovic: ¿estereotipos eróticos?

5En La muerte juega a ganador la investigación nos muestra que existe una relación entre dos ejes de sentido: detective-ciudad y detective-investigación-erotismo; ambos conjugan una serie de situaciones donde el deseo y el goce de los cuerpos femeninos no están exentos de valores tales como la misoginia. Esta es un signo de la ciudad que se representa bajo una cultura cuyo núcleo se ubica en la muerte del general Augusto Pinochet (2006), es decir, estamos frente a una ficción que recrea en el Chile neoliberal de la década del noventa del siglo XX y principios del nuevo milenio, el exitismo del progreso y la espectacularización de la belleza. Por ejemplo, el rostro de la ciudad se modifica a lo largo de este período, tanto como los cuerpos son sometidos al lifting, expresa Heredia: «Un país de imitaciones y apariencias que gustaba mirarse al ombligo, con demasiados hombrecitos de negro que usaban sus celulares hasta en los baños para simular un ingenio que no poseían.» (Díaz Eterovic, 2010: 100) Por otra parte, no es posible plantear un acercamiento al erotismo en esta novela serial sin analizar las relaciones amorosas entre Heredia y las mujeres.

  • 1 Destaco la importancia de El imperio de los sentimientos (2000) de Beatriz Sarlo, texto en el cual (...)

6El detective es un Don Juan huérfano, solterón empedernido, lector de buena literatura, y dueño de un gato llamado Simenon. Las mujeres de la novela son sus mujeres, partenaires ocasionales que generan la máquina erótica. El goce de los cuerpos cuando no se los describe en presente, despierta la nostalgia como la otrora amada Griseta o la prostituta Andrea; la policía Doris Fabra (otra antigua conquista del sabueso, a quien nuevamente intenta seducir mientras trabajan en la investigación), e Irma, la nueva prostituta de la serie. Las primeras dos son estereotipos pero que resisten a codificarse a imagen y semejanza del deseo del detective, se han liberado del yugo misógino, mientras que la última hace las veces de amante, sometida al flagelo del mercado de los cuerpos, y posee las dotes principales para el goce: joven y bella. Estas condiciones son fundamentales para el detective y no importa si son coloradas o rubias; en el penúltimo capítulo el detective recuerda a través de su constante ojo voyeur: «[…] cuando el tercer tren abrió sus puertas, me vi empujado a su interior y quedé atrapado entre una gorda de tetas ampulosas y un tipo que resoplaba con insistencia […]» (Díaz Eterovic, 2010: 273) y en capítulos anteriores recuerda cómo los hombres observan a las mujeres en un bar destacando sus zonas turgentes como parte de su entretenimiento y señala que el éxito social de Guerra, personaje al que desea interrogar, se lo construyó porque «solía asombrar a sus contertulios cuando en mitad de una charla, decía haber sido amante de muchas mujeres. Quienes le rodeaban sabían a qué mujeres se refería y en qué situación, por llamarlo de algún modo, las había seducido» (ibid.: 26). La mirada también hace blanco en el cuerpo de las mujeres casadas con roles especificados como Marta, la madre del hijo de Anselmo. Todos los personajes masculinos miran las partes más exuberantes de las mujeres y con esta acción entre paciente y asediadora se establece una red semiótica de la erótica y el patriarcalismo; Heredia es un cultor de la belleza femenina que se consume en los burdeles, al tiempo que también destaca la dejadez y el sufrimiento de mujeres entradas en edad. Es decir, la mirada sobre la mujer en el policial es la de un voyeur múltiple1.

7La condición amatoria de los personajes masculinos determina el éxito social: Heredia le advierte a Anselmo que este es un hombre de suerte en el amor y el otro le recuerda su soledad a partir del número de mujeres que han pasado por su cama. En esas historias se plantea un contrapunto entre el cuestionamiento de una modernidad recortada en la memoria concertada de la sociedad chilena y una erótica que codifica representaciones de mujeres acorde a ese núcleo de inflexión paradójico: una sociedad que «progresa» en el retroceso de una mentalidad masculina que traduce prácticas de sojuzgamiento. De allí devienen estereotipos de mujer que si bien pertenecen a la fórmula raigal en el sentido que el noir es la historia del hombre solo en la urbe, también el erotismo y el amor en soledad es la cifra y metáfora de las sociedades en América Latina. En esta dirección, el autor no se desprende del aprendizaje chandleriano porque si bien el noir saca el detective a la calle, en esta el sabueso goza de la mujer que ha profesionalizado el eros, de ella se vale para develar el enigma de muerte. Es interesante observar que los pasajes eróticos de los relatos seleccionados en los cuales se brinda el pespunte de los cuerpos son aquellos en que las prostitutas son las partenaires, mientras que reserva toda descripción cuando se trata de otras mujeres, las custodias de la regularidad familiar.

Tráfico del eros y la violencia entre los cuerpos: Chamamé de Leonardo Oyola

  • 2 Me refiero a El erotismo y a Las lágrimas de eros, los dos textos centrales en relación a este tema (...)

8La novela toma el pulso a la memoria ya que la novelística negra de Oyola representa la relación entre erotismo y violencia como forma de sutilizar el carácter sociocultural de aquella a través de la voz del delincuente. Desde la década del 80, Chile y Argentina se caracterizaron por una importante red de novelas negras referidas a los golpes de Estado y sus consecuencias posteriores; ellas estaban atravesadas por la erótica en relación a la sexualización de lo femenino para metaforizar la violencia institucionalizada. En esta dirección, el policial anuda estas dos dimensiones estudiadas como disolución del «yo» por George Bataille2 donde el goce erótico parte de la crueldad proferida a los cuerpos. A principio de milenio una nueva malla de textos conforman un corpus que incorpora otra bisagra: la de la violencia y la memoria que se aloja en las sociedades actuales. El contrastar casos ficcionales en ambas literaturas arroja resultados interesantes a la luz de las diferencias entre la sociedad chilena y argentina a partir de socializaciones, imaginarios y subjetividades pero esta heterogeneidad permite observar la representación de la violencia de género como hilo conductor entre ambas.

9Una de las particularidades en la poética de Leonardo Oyola lo constituye la recreación de la fórmula policial que en diálogo con la historia co-presente produce deslizamientos importantes como la ausencia del detective y la construcción de una narrativa de los márgenes. «Chamamé» en guaraní, y según se expresa en el epígrafe de la novela, significa «realizar una cosa a la ligera. Algo sin plan, sin método, improvisado» (Oyola, 2007: 9). Desde el suelo mesopotámico, que arraiga en la tradición indígena, se hace posible un análisis de la articulación entre la representación femenina y las prácticas eróticas que devienen del seno mismo de la cultura marginal. Asimismo, estas no solo reproducen los roles estereotipados de las mujeres «del bajo fondo», sino también desde la cultura del rock, de los motoqueros, de la cárcel, emergen figuras de lo erótico que es pertinentes analizar.

  • 3 Un número importante de novelas policiales ambientadas durante la presidencia de Carlos Menem que e (...)

10En el primer capítulo de la novela nos encontramos con Pastor Noé y el protagonista y voz narrativa Perro Ovejero, en un burdel de Misiones, provincia que limita con Brasil. Estos delincuentes nos develan a las mujeres jóvenes y no tan jóvenes como mercancía. Incluso la novela ficcionaliza en base a la realidad delincuencial en la cual lo femenino también se abre a otras zonas que encuentran el ritmo en travestis delincuentes. Estamos frente a un capitalismo del mercado de los cuerpos a partir de la erótica administrada por el hampa. Un detalle importante en la novela es que la única deixis temporal, 1989, ubica al relato en el inicio y desarrollo del menemato3; esto explicaría la ausencia de la ley que regule el mundo de los delincuentes ya que ambos, Perro y Noé, delinquen libremente, una vez que el segundo sale de la cárcel.

11En Chamamé el erotismo se articula con la dimensión legendaria, como es el caso del Pombero y la travesti Kitty Kat, el imaginario de la mujer ninfómana, la figura de la bruja, la importancia del rock y las películas thriller como «Calles de fuego», cuya letra homónima hecha canción posee elementos de una erótica arrojada y violenta canalizada a través del road movie. La discontinuidad con respecto a la fórmula se enriquece con la vertiente vernácula guaraní en la leyenda del Pombero, personaje legendario que embaraza a las mujeres con solo tocarlas (Oyola, 2007: 36). Este texto se recodifica en la novela con los detenidos en la cárcel donde mora Pastor Noé, en la cual la pareja del homosexual y la travesti, que gobiernan parte del penal, construyen otra erótica en la figura de Kitty Kat o Sampaio De Souza Vieira De Oliveira, «la puta del Pombero Vega» (ibid.: 33). Este micro relato convierte el erotismo en perversión (relato de la violación y muerte de los niños) y algunos pasajes pornográficos (diálogo de Kitty Kat con Pastor Noé en ibid.: 35-36). La cárcel como motivo cronotópico, caro a la cultura del Cono Sur, es regulada por el orden interno, de modo tal que lo sexual como primer escalón cede su lugar a un erotismo entre cuerpos «tránsfugas». Similar tratamiento se registra en el capítulo «Las Evas, las brujas» en donde madre e hija sodomizan a Pastor Noé y este las asesina, narración descripta como un reguero de sangre. Estas relaciones eróticas describen órdenes familiares que no responden al relato del patriarcalismo hegemónico sino que se insertan en el orden de la violencia delincuencial, se explican por esta y esta a su vez les otorga sentido. Pero además estamos frente a la representación erótica, que como advertimos páginas más arriba, provoca atisbar a modo de adelanto un aspecto más: la relación entre violencia y religión; Pastor Noé es el seudónimo del personaje Noé Caravajal, la encarnación de la disolución entre bien y mal; Pastor evangeliza, expresa que habla con Dios, que este le responde a través de las letras de rock y asesina con la misma vocación hasta llegar a los límites que Bataille denomina «infinito» (Cavarero, 2009: 93). Es el desenfreno dionisíaco en la periferia misionera con arreglo al cual la poética de Oyola dialoga.

12Por otra parte, el road movie y la letra de rock de los ochenta y noventa en Argentina son un soporte importante para entender otra modulación del erotismo, más cercano al amor-pasión y a la consecuente soledad de Manuel Ovejero. A medida que se narra la historia de asaltos, raptos, muertes en las rutas, las canciones de Jerry Lewis, Bruce Springsteen, The Knack, Guns N´Roses, Los abuelos de la nada, Miguel Mateos, Los Fabulosos Cadillacs, El Indio Solari, Andrés Calamaro, Turf, entre otros, nos dan otras pistas eróticas. En esta dirección, la relación con la joven Julia, el gradual acercamiento luego de su mayoría de edad, su maternidad, potencian una lectura sesgada del erotismo. Oculta para el mundo delincuencial, la joven es la zona luminosa del hombre fuera de la ley. Son significativos para el erotismo la cupé Chevy que esconde en la chacra de la mujer, la carta a través de la cual la abandona para poder delinquir y la letra que ella le traduce, la de Bruce Springsteen, «Brillante disfraz» ya que es una confesión de la imposibilidad amorosa.

13Chamamé es un noir en el cual lo erótico se alimenta de la música; el cuerpo de la música es el cuerpo de las mujeres porque a través de la cumbia y sobre todo el rock descubrimos un tipo de erótica entre varón y mujer. El orden de la música dado por la lista de los gustos rockeros de Ovejero son pistas del discurso amoroso. La canción de Jerry Lewis, padre del rock americano de la década del cincuenta, «Grandes bolas de fuego», y luego la película homónima que lo tiene como protagonista es la historia del cantante que se enamora de una menor de trece años. También, Ovejero se enamora de Julia cuando la joven tiene la misma edad; todas las féminas son objetos del amor-pasión pero aquel que reproduce la cultura patriarcal; expresa Ovejero: «Desde pibe supe destacarme en dos cosas: manejar y bailar rock. Se ve que ambas estaban en mi naturaleza. Tanto a los buenos autos como a cualquier mujer que se precie hay que saberlos guiar» (Oyola, 2007: 54-55). La cita es elocuente en lo tocante a la visión de la mujer de Perro porque no solo se la identifica con un objeto sino también hay que tener experticia para manipularla.

14Aún cuando estamos frente a códigos culturales como el road movie y el rock que fueron estéticas emancipadoras con respecto al libre goce e igualdad de derechos, la mujer no sale de los roles asignados. En el caso de Julia el discurso amoroso de las canciones no logra atenuar esa pulsión de dominio que el varón ejercita; los pasajes eróticos se traducen a través de un lenguaje duro, pornógrafo, procaz que sacude toda moralidad y que inscribe en el texto la comarca oral (hecha de palabra y gesto) de la periferia tumbera. Sin embargo, Ovejero, como héroe de batallas perdidas, regresa al prostíbulo en donde la historia se inició, el Magombo; en la soledad prostibularia todavía espera encontrar al Dios del desenfreno violento y encarnizado, Pastor Noé.

Conclusión

15He considerado dos casos relevantes para abordar la relación erotismo, sexualidad y misoginia en el género negro. En ambos se tensa la búsqueda de la modernidad en la recreación de la fórmula y del cuestionamiento de la realidad sociocultural. De allí, el vínculo de estas novelas con la problematización de la memoria sociocultural tanto chilena como argentina; sin embargo, los matices eróticos potencian representaciones de géneros donde se anuda la violencia y el cuerpo femenino. Mercancía variada: jóvenes, adultas, prostitutas, policías y profesionales liberadas del yugo misógino o no, conjugan una galería del erotismo donde el cuerpo es convocado por la violencia; violencia que remueve los mapas disciplinares para pensar el policial. Considero que la revolución deconstructiva del género muchas veces llevada a cabo a través de formas parodizantes es el proyecto de las escritoras, quizá como estrategia donde se esconde la pluma y la sartén de una modernidad que exige revisar las modalidades masculinas de institucionalidad literaria y las formas para pensarla.

Haut de page

Bibliographie

Adorno, Theodor, 2009, «Decencia y criminalidad», Notas sobre literatura, vol. 11, Madrid, Akal, p. 353-371.

Bataille, Georges, 1987, Las lágrimas de Eros, Barcelona, Tusquets.

Cavarero, Adriana, 2009, «Eróticas carnicerías», en Horrorismo, nombrando la violencia contemporánea, Barcelona, Anthropos/UAM, p. 85-94.

Chandler, Raymond, [1944] 2014, ensayo a modo de prólogo en El simple arte de matar, relatos, Buenos Aires, Editorial Debolsillo. En línea www.librodot.com, consultado a 10 de diciembre de 2014.

Díaz Eterovic, Ramón, 2010, La muerte juega a ganador, Santiago de Chile, Lom.

Foucault, Michel, 1979, «Introducción», en La arqueología del saber, México, Siglo XXI, p. 1-29.

Horkheimer, Max, y Adorno, Theodor, 1969, «Excursus II: Juliette o Iluminismo y moral», Buenos Aires, Sur, p. 102-146.

Oyola, Leonardo, 2007, Chamamé, Madrid, Salto de Página.

Paz, Octavio, 1997, «Los reinos de Pan», en La llama doble, Barcelona, Galaxia Gutenberg, p. 11-30.

Pellegrini, Aldo, 1981, «Lo erótico como sagrado», en Pornografía y Obscenidad, Buenos Aires, Argonauta, p. 8-37.

Sarlo, Beatriz, 2000, «Los ojos que hablan: códigos del cuerpo y la mirada», en El imperio de los sentimientos, Buenos Aires, Norma, p. 179-202.

Haut de page

Notes

1 Destaco la importancia de El imperio de los sentimientos (2000) de Beatriz Sarlo, texto en el cual aborda la importancia del ojo y la mirada en la novela sentimental argentina.

2 Me refiero a El erotismo y a Las lágrimas de eros, los dos textos centrales en relación a este tema de Bataille.

3 Un número importante de novelas policiales ambientadas durante la presidencia de Carlos Menem que ejecutó una atroz política neoliberal, dan cuenta de esto. Vaya como ejemplo El décimo infierno (1995) de Mempo Giardinelli. Asimismo, durante dicho período se produjeron muertes como la del periodista José Luis Cabezas cuyos sicarios se sospecha que están vinculados a empresarios cercanos al gobierno.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Mirian Pino, « Erotismo, sexualidad y misoginia en relatos policiales del siglo XXI en el Cono Sur », América, 46 | -1, 189-196.

Référence électronique

Mirian Pino, « Erotismo, sexualidad y misoginia en relatos policiales del siglo XXI en el Cono Sur », América [En ligne], 46 | 2015, mis en ligne le 01 mai 2015, consulté le 23 août 2017. URL : http://america.revues.org/1336 ; DOI : 10.4000/america.1336

Haut de page

Auteur

Mirian Pino

Universidad Nacional de Córdoba (Argentina)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presse Sorbonne Nouvelle
  • Revues.org