Navigation – Plan du site
Panthéon naturel d'Amérique

Dioses de América - Panteón natural

Antonio Briceño
p. 121-124

Texte intégral

1Han transcurrido varios miles de años desde que el hombre llegó a América. Incontables pueblos y culturas la han habitado, construyendo su historia en cada lugar, adaptando los dioses primordiales, las imágenes arquetipales, a su entorno particular, construyendo cosmogonías en las que el origen de hombres, animales, plantas y deidades está sellado en un nudo que el tiempo solidifica. En la cosmogonía y mitología de cada pueblo se repiten los hechos esenciales de la humanidad, pero teniendo como protagonistas y testigos a las fuerzas de la naturaleza locales.

2Afirma Jung que nunca le faltaron a la humanidad imágenes poderosas que le dieran protección contra la vida inquietante de las honduras del alma. La interpretación gráfica de tales imágenes ha sido el objeto de esta investigación. Una representación que toma como escenarios los extraordinarios parajes de América, inspirada en los espíritus ancestrales de los pueblos que aún hoy los custodian. Este proyecto representa, así, un homenaje a la supervivencia, sabiduría y dignidad de estos pueblos.

3Dioses de América constituye una propuesta iconográfica personal basada en diversas mitologías indígenas. A través de la manipulación digital de las fotografías, estoy construyendo un panteón de dioses de la naturaleza pan-americana. Para la producción de imágenes gráficas sagradas o míticas, que no tienen una tradición o un modelo gráfico al cual imitar, es preciso revisar las cosmogonías y mitologías de estas culturas, pues los mitos contienen todas las imágenes. El trabajo ha sido realizado con el apoyo de textos recopilados y escritos por antropólogos, pero, sobre todo, con la ayuda de maestros y chamanes de las comunidades estudiadas. En ningún caso pretende ser una investigación académica, se trata de una propuesta poética, un trabajo plástico inspirado en las mitologías americanas.

4En el ensayo fotogáfico realizado hasta ahora he incluído once culturas de seis países diferentes, entre los años 2001 y 2012: Huichol (México, 2001), Piaroa (Venezuela, 2002), Kogui y Wiwa (Colombia, 2003), Wayuu (Venezuela, 2005), Kuna (Panamá, 2005), Quero (Perú, 2005), Kayapó (Brasil, 2006), Ye´Kuana y Pemón (Venezuela, 2007) y Pumé (Venezuela, 2012).

5Se ofrecen en las páginas siguientes cinco fotogramas de personas pertenecientes a tres de estas culturas: Pemón, Pumé y Kayapó.

Fig. 1 - Itciaí. El yaguar
Cultura Pumé, Venezuela, 2016.

Fig. 1 - Itciaí. El yaguarCultura Pumé, Venezuela, 2016.

El yaguar, como máximo depredador del continente, suele tener un papel primordial en las mitologías de las regiones donde habita. Tal es el caso de los Pumé, para quienes Itciaí fue uno de los primeros seres, creador de las aguas de los ríos, hermano de Puaná, la gran serpiente.

Fig. 2 - Makunaima. El aprendiz de chamán
Cultura Pemón, Venezuela, 2007

Fig. 2 - Makunaima. El aprendiz de chamánCultura Pemón, Venezuela, 2007

La historia de Makunaima reproduce cada uno de los pasos por los que debe pasar un joven aprendiz de chamán en el proceso de su iniciación. No cualquier hombre puede llegar a ser chamán: debe ser astuto, fuerte y resistente. Uno de los pasos esenciales para comprobar su aptitud en este camino es dejarse morder en el pecho por un grupo de hormigas 24, cuyo nombre se debe a que su dolorosísima picada causa fiebre por 24 horas. Pero un joven nacido para ser chamán resistirá incólume tales picadas y deberá mantenerse y resistir si ha de llegar a ser uno poderoso.

Fig. 3 - Mawarí. Espíritu de las montañas
Cultura Pemón, Venezuela, 2007

Fig. 3 - Mawarí. Espíritu de las montañasCultura Pemón, Venezuela, 2007

Para los Pemón, las cumbres de los tepuyes (altas montañas con cumbres planas y barrancos verticales de la región de Guayana) son sitios tabú, pues son el hogar de los Mawarí. Estos seres mitológicos están asociados a los barrancos, cumbres y paisajes fantásticos de estas regiones y son los culpables de la desaparición y muerte de los incautos que suben a sus territorios, pues generalmente son enemigos de los hombres. Las cumbres de estas montañas suelen estar cubiertas de neblina y lluvia, y la visibilidad puede ser muy reducida. Están surcadas por grietas y hendiduras muy profundas, cuevas y precipicios que las convierten en zonas muy peligrosas, que los Pemón evitan a toda costa a fin de no molestar a los Mawarí que allí habitan.

Fig. 4 - Piaimá. Espíritu de las selvas
Cultura Pemón, Venezuela, 2007

Fig. 4 - Piaimá. Espíritu de las selvasCultura Pemón, Venezuela, 2007

Los Piaimá son concebidos por los Pemón como seres antropomorfos de gran tamaño. Esto seres siempre viven en las selvas, entre espesuras. El mundo de los Piaimá, en general, está concebido como un mundo al revés. Los ratones y ratas son sus venados y dantas (tapires); los hongos su pan; sus flechas son de cera. Trepan a los árboles con los pies hacia arriba y la cabeza hacia abajo. Es muy importante, entre otras cosas, considerarlos los primeros maestros de los chamanes, y considerar su invocación como uno de los más fuertes contravenenos. Ellos son quienes conocen todos los secretos del mundo de las plantas.

Fig. 5 - Mry-Kaak. El hombre anguila
Cultura Kayapó, Brasil, 2006

Fig. 5 - Mry-Kaak. El hombre anguilaCultura Kayapó, Brasil, 2006

Mry-kaak es un hombre-anguila eléctrica que habita en pozos profundos, en lugares de desove y cría de los peces de río. Su presencia es protectora y convierte en tabú a los lugares de reproducción, de modo que está prohibido pescar en estas zonas, lo que protege y garantiza la permanencia de los peces, en los cuales se basa la alimentación de los Kayapó en gran medida.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1 - Itciaí. El yaguarCultura Pumé, Venezuela, 2016.
Légende El yaguar, como máximo depredador del continente, suele tener un papel primordial en las mitologías de las regiones donde habita. Tal es el caso de los Pumé, para quienes Itciaí fue uno de los primeros seres, creador de las aguas de los ríos, hermano de Puaná, la gran serpiente.
URL http://america.revues.org/docannexe/image/1889/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre Fig. 2 - Makunaima. El aprendiz de chamánCultura Pemón, Venezuela, 2007
Légende La historia de Makunaima reproduce cada uno de los pasos por los que debe pasar un joven aprendiz de chamán en el proceso de su iniciación. No cualquier hombre puede llegar a ser chamán: debe ser astuto, fuerte y resistente. Uno de los pasos esenciales para comprobar su aptitud en este camino es dejarse morder en el pecho por un grupo de hormigas 24, cuyo nombre se debe a que su dolorosísima picada causa fiebre por 24 horas. Pero un joven nacido para ser chamán resistirá incólume tales picadas y deberá mantenerse y resistir si ha de llegar a ser uno poderoso.
URL http://america.revues.org/docannexe/image/1889/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Titre Fig. 3 - Mawarí. Espíritu de las montañasCultura Pemón, Venezuela, 2007
Légende Para los Pemón, las cumbres de los tepuyes (altas montañas con cumbres planas y barrancos verticales de la región de Guayana) son sitios tabú, pues son el hogar de los Mawarí. Estos seres mitológicos están asociados a los barrancos, cumbres y paisajes fantásticos de estas regiones y son los culpables de la desaparición y muerte de los incautos que suben a sus territorios, pues generalmente son enemigos de los hombres. Las cumbres de estas montañas suelen estar cubiertas de neblina y lluvia, y la visibilidad puede ser muy reducida. Están surcadas por grietas y hendiduras muy profundas, cuevas y precipicios que las convierten en zonas muy peligrosas, que los Pemón evitan a toda costa a fin de no molestar a los Mawarí que allí habitan.
URL http://america.revues.org/docannexe/image/1889/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre Fig. 4 - Piaimá. Espíritu de las selvasCultura Pemón, Venezuela, 2007
Légende Los Piaimá son concebidos por los Pemón como seres antropomorfos de gran tamaño. Esto seres siempre viven en las selvas, entre espesuras. El mundo de los Piaimá, en general, está concebido como un mundo al revés. Los ratones y ratas son sus venados y dantas (tapires); los hongos su pan; sus flechas son de cera. Trepan a los árboles con los pies hacia arriba y la cabeza hacia abajo. Es muy importante, entre otras cosas, considerarlos los primeros maestros de los chamanes, y considerar su invocación como uno de los más fuertes contravenenos. Ellos son quienes conocen todos los secretos del mundo de las plantas.
URL http://america.revues.org/docannexe/image/1889/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 296k
Titre Fig. 5 - Mry-Kaak. El hombre anguilaCultura Kayapó, Brasil, 2006
Légende Mry-kaak es un hombre-anguila eléctrica que habita en pozos profundos, en lugares de desove y cría de los peces de río. Su presencia es protectora y convierte en tabú a los lugares de reproducción, de modo que está prohibido pescar en estas zonas, lo que protege y garantiza la permanencia de los peces, en los cuales se basa la alimentación de los Kayapó en gran medida.
URL http://america.revues.org/docannexe/image/1889/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 61k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Antonio Briceño, « Dioses de América - Panteón natural », América, 50 | -1, 121-124.

Référence électronique

Antonio Briceño, « Dioses de América - Panteón natural », América [En ligne], 50 | 2017, mis en ligne le 06 juillet 2017, consulté le 18 octobre 2017. URL : http://america.revues.org/1889 ; DOI : 10.4000/america.1889

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presse Sorbonne Nouvelle
  • Revues.org