Navigation – Plan du site
II. Conquêtes du discours érotique

Erotismo y sexualidad en el ensayo hispanoamericano contemporáneo: Paz, Liscano y Echavarren

Érotisme et sexualité dans l’essai contemporain hispano-américain : Paz, Liscano et Echavarren
Douglas Bohórquez
p. 93-101

Résumés

L’essai contemporain hispano-américain s’est intéressé souvent à l’imaginaire de l’érotisme et de la sexualité. Cet article porte sur les propos de trois essayistes célèbres inscrits dans des poétiques et des contextes historiques différents : le Vénézuélien Juan Liscano, le Mexicain Octavio Paz et l’Uruguayen Roberto Echavarren. Leurs conceptions sont comparées, faisant valoir la contiguïté de leur pensée et leur discontinuité. Trois lectures différentes, révélatrices de la complexité de cet imaginaire fondamental dans la culture actuelle.

Haut de page

Texte intégral

Este trabajo se realizó gracias al auspicio del Consejo de Desarrollo Científico, Humanístico, Tecnológico y de las Artes de la Universidad de los Andes. Código: NURR-H-509-11-06-B.

1Desde los tiempos prehispánicos, tal como se puede constatar en algunos textos líricos y sagrados de la época, el erotismo ha sido una presencia constante en la literatura de ficción hispanoamericana. En efecto, géneros como la novela, el cuento y la poesía han dedicado a partir de sus orígenes considerable espacio a la representación literaria de lo erótico. No ha sido así sin embargo en el campo de nuestra ensayística.

2La pregunta por el erotismo y la sexualidad es una pregunta relativamente reciente en el ensayo hispanoamericano, preocupado desde sus inicios y a todo lo largo del siglo XIX por la cuestión de la identidad y conflictividad social, cultural, étnica y política del continente. Habrá que esperar hasta bastante avanzado el siglo XX, cuando el ensayo hispanoamericano después de examinar y asediar las urgentes preocupaciones sociales y políticas inherentes al proceso de formación de las nuevas naciones, pueda ocuparse de un aspecto como el erotismo concerniente a ese inquietante sentimiento que Bataille denomina «experiencia interior»

3Tres relevantes poetas y ensayistas hispanoamericanos contemporáneos: Octavio Paz (Ciudad de México, 1914-1998), Juan Liscano (Caracas, 1915-2001) y Roberto Echavarren (Montevideo, 1944) nos permiten aproximarnos a tres propuestas que expresan la diversidad conceptual y de estilo desde la que han sido pensados y asumidos los imaginarios del erotismo y la sexualidad por el ensayo hispanoamericano moderno. Tres poéticas del ensayo y del erotismo que indican la relevancia de este tópico para la cultura hispanoamericana de nuestro tiempo a la vez que subrayan las particulares interpretaciones que convocan un género –el ensayo– y una materia –el erotismo– unidos en el desafío y goce de inteligencia, imaginación y sensibilidad.

4Poetas estos tres autores, sus ensayos sobre el erotismo y la sexualidad refieren a un hacer poético estrechamente ligado a los imaginarios amorosos pero sobre todo son parte esencial de una profunda vocación de interpretación de una aventura humana que difícilmente podría ser comprendida fuera de la relación erótica.

Octavio Paz: algunos ensayos breves sobre el erotismo

5Uno de sus primeros ensayos relativos al erotismo es un trabajo parcialmente referido a Sade, denominado «El más allá erótico» fechado en París entre 1960 y 1961, que le permite, según él mismo lo señalara luego, ir deslindando «las fronteras entre la sexualidad animal, el erotismo humano y el dominio más restringido del amor» (Paz, 1993: 5). Digámoslo desde el inicio: la reflexión sobre el amor y el erotismo se desdoblan en Paz en una lúcida y aguda meditación sobre el lenguaje, la poesía y sus revelaciones más profundas y sensibles. Existen entre éstos estrechos vasos comunicantes. Sus ensayos sobre el erotismo, y en general sobre otros tópicos, apelan a figuras y formas propias de su poesía tales como la metáfora, la comparación, la paradoja, el juego antitético o reiterativo de palabras, etc.

6En efecto, los primeros trabajos de Paz sobre el erotismo parten de dos autores para él fundamentales, Sade y Fourier, pero van más allá de ellos porque a partir de sus textos incorporan la relación del erotismo con el hombre como sujeto biológico, social y de cultura. En su primer ensayo antes aludido, Paz comienza por señalar el carácter doble y paradojal de los actos eróticos pues por una parte reconoce el modo instintivo o sexual de éstos pero a la vez indica que el erotismo, aunque «no se deja reducir a la pura sexualidad animal» (Paz, 1971: 181), imita a ésta, transfigurándola, convirtiéndola en representación.

7Al considerar las relaciones entre erotismo y sexualidad señala cómo el erotismo, al transformarse en metáfora de ésta, alcanza una dimensión imaginaria e imaginativa. Es esa capacidad de invención que le otorga al sujeto una distancia frente al animal lo que, según Paz, hace del erotismo un acto de inteligencia creadora que lo trasmuta en un «más allá del cuerpo» y del sexo, de la historia, a través del cual –dice– «queremos ver algo. Ese algo es la fascinación erótica, lo que me saca de mí y me lleva a ti» que siendo más que el sexo es también «más que la vida, más que la muerte» (ibid.: 187).

8La obra de Sade le permite a Paz iluminar al erotismo en sus límites: desde la naturaleza que involucra al sexo, pero también desde la moral y el crimen. La reflexión sobre el erotismo se vuelve meditación relativa a actitudes transgresivas: el mal, el placer de la destrucción, la condición del libertino. Muerte y erotismo, extremos que se tocan en Sade, son convertidos por Paz a partir de sus primeros escritos, en interrogantes fundamentales en torno a los cuales se desplazará buena parte de su ensayística. En 1971 Paz escribe un ensayo que denomina «La mesa y el lecho» en el cual interroga las analogías entre las conductas culinarias y sexuales propias de la sociedad norteamericana contemporánea y los modos de placer eróticos y gastrosóficos que imagina Charles Fourier (1772-1837) para su utópica sociedad llamada «Harmonía».

9Destaquemos la idea de «Erótica», cuyo dominio son las artes, según Fourier, opuesta a su idea de «Gastrosofía», cuyo dominio son las ciencias. En la «Erótica» –observa Paz siguiendo las consideraciones de Fourier– «el número de combinaciones es limitado y el placer tiende a culminar en un instante (el orgasmo), mientras que en la Gastrosofía las combinaciones son infinitas y el placer, en lugar de concentrarse, tiende a extenderse…» (Paz, 1983: 215). Esta consideración imaginativa del deseo en Fourier, que es una perspectiva de la virtud y la sabiduría, le sirve a Paz para valorar el comportamiento erótico y los rasgos propios de una sociedad como la norteamericana, que rige tanto su discurso culinario como su discurso sexual por una ética puritana y normativa, para la cual el cuerpo está asociado no al placer sino al trabajo y la salud.

10El erotismo es aquí para Paz un patrón de valoración y crítica cultural que le permite confrontar e interrogar una nación y su cultura, los Estados Unidos, frente a otras (México o la India) desde sus ritos y ceremonias amorosas, desde sus límites y excesos. Ligado a toda una estructura socio-cultural pero a la vez al inconsciente de los sujetos, al deseo, el erotismo cambia de una sociedad a otra. Sugiere Paz cómo la exclusión de especias y condimentos, que históricamente ha marcado la gastronomía norteamericana, se vincula con su conducta y moral sexuales, tradicionalmente conservadoras, dadas a anteponer la higiene al goce. Sin embargo, observa que avanzado el siglo XX ocurre toda una rebelión cultural en la sociedad norteamericana que modifica su actitud frente al erotismo, convirtiéndolo en un negocio y espectáculo publicitario e intentando incluso politizarlo… «lo mismo en los Estados Unidos que en Europa Occidental la industria confisca la rebelión erótica y la mutila» (ibid.: 224).

11De este modo la atracción pasional, eje de la «Harmonía» de Fourier es sustituida por un concepto lucrativo del deseo que trastoca el sentido poético y originalmente ceremonial del erotismo. Para Paz se trata por lo tanto de una rebelión que al confundir y sustituir erotismo por sexualidad puso en riesgo la desaparición misma de la sensibilidad, la fantasía, belleza y ritualidad inherentes a la concepción y práctica del amor, tal como se expresa en su más reconocida tradición en Occidente. Esta tendencia a un frenesí o libertinaje sexual que desvía al erotismo de su sentido original, lleva a Paz a retomar la reflexión en torno a los límites e interdicciones que le son propios. En este sentido, para él el erotismo define su condición a través de un juego de contrarios que se complementan: represión y transgresión, prohibición y ruptura. Y en relación a la sexualidad sus fronteras no podrían ser más precisas: «Por acción de la imaginación, el deseo erótico siempre va más allá de la sexualidad animal» (ibid.: 229).

Juan Liscano: el deslumbramiento ante la sexualidad y el erotismo

12Juan Liscano por su parte publica dos trabajos que recogen su propuesta ensayística en torno a la sexualidad y el erotismo. El primero, un artículo sobre la poesía del poeta y ensayista colombiano Jorge Gaitán Durán (1924-1962) titulado «Gaitán Durán: Erotismo y pulsión de muerte» insertado en su libro Descripciones (1983) y el segundo, su libro Mitos de la sexualidad en Oriente y Occidente, cuya primera edición es de 1988.

13En su artículo ensayístico sobre Gaitán, Liscano observa cómo prácticamente a partir de sus inicios el tema de la muerte y del erotismo aparecen ligados en su poesía. Originariamente la muerte tiene apenas la leve silueta de una premonición y más tarde su propia experiencia vital y las lecturas que hará Gaitán de George Bataille y del Marqués de Sade lo conducirán a entrelazar estos dos tópicos.

14A propósito de la relación de Gaitán con otros escritores, Liscano encuentra una cierta comunidad de búsqueda entre su producción literaria y la de Octavio Paz, pues ambos, a la vez que se abren a la dimensión creadora y sensible del erotismo, proponen una reflexión ensayística que da cuenta del deslumbramiento ante la experiencia erótica. Tanto Paz como Gaitán confiesan en sus ensayos el impacto que significó para ellos la lectura de autores como Sade y Bataille, según lo comenta Liscano:

Nuestros poetas son, por lo general, irreflexivos. Paz es distinto y junto con Gaitán Durán, de quien fue amigo, componen raras individualidades poéticas capaces de reflexión y que reflexionaron y escribieron (crearon) sin efusiones ni lirismos fáciles, sobre el esplendor y la violencia del erotismo sojuzgado durante siglos por la heredad judeocristiana; (Liscano, 1983: 11).

15Liscano interpreta así al Gaitán Durán que se revela deslumbrado y un tanto angustiado ante una sexualidad y un erotismo que transforma en creación poética, teatral y en la meditación de un discurso ensayístico sobre Sade en el que propone unir ética y erotismo. Paralelamente al discurso interpretativo de Liscano está subtendido su otro discurso ¿erótico?, afectivo, de amistad con Gaitán Durán. Escuchemos a Liscano:

Volví a sentir en junio de 1979, la presencia espiritual y afectiva de Gaitán Durán. Recordé intensamente nuestro último encuentro. Las circunstancias del mismo, la sórdida taberna a donde me llevó en una inexplicable, para mí, búsqueda de suciedad (ibid.: 125).

16La lectura de Liscano es pues, pienso, una lectura erótica en un sentido dual: por un lado cede la voz al erotismo de Gaitán que enuncian sus textos y por el otro lado habla su admiración por su personalidad, por su poesía y por el desafío amoroso y trágico que fue su vida. Un lado erótico, en un sentido amplio, tejido en la amistad y conocimiento personales, en los afectuosos encuentros en ciudades europeas (ambos pertenecían a la burguesía ilustrada hispanoamericana), en sus relaciones epistolares y en compartir esa especie de combate pasional con la lengua que fue para ambos la poesía.

17El otro ensayo de Liscano al que quiero referirme es Mitos de la sexualidad en Oriente y Occidente (1988). Aunque no es exactamente un libro sobre el erotismo, su autor concibe la sexualidad como un hecho cultural y simbólico que lo acerca estrechamente a la práctica sensible e imaginativa del erotismo. Liscano, a diferencia de Octavio Paz, no se detiene a reflexionar sobre la especificidad del erotismo pero su concepción de la sexualidad es, como entiende Paz lo erótico, un acto de representación y ceremonia. En ambos, así como también en Echavarren, el erotismo no es solo un tópico ensayístico sino más amplia e intensamente, una pasión y actitud vital que se transfiguran en creación y reflexión.

18La visión de la sexualidad de Liscano es una visión humanística, es decir integradora, pues en ella convergen mitología, poesía, historia de las religiones y de la literatura, cosmología, psicología profunda, historia de la cultura, antropología. Aunque no excluye por supuesto el aspecto reflexivo, fundamental en su perspectiva ensayística, es también una visión erudita, colmada de datos y referencias de diversas disciplinas. Estudia y compara mitos orientales (egipcios en particular) y occidentales (griegos y romanos) referidos a la fecundación y la fertilidad para observar sus simetrías y diferencias, destacando el rol que le conceden a la mujer. Habla así, de los mitos y cultos de la Gran madre (Isis por ejemplo) y sus relaciones con la ginolatría y la ginecocracia.

19Se da por lo tanto, en este libro una singular combinación de libertad expresiva y rigor documental, humanístico, propio de la más elaborada tradición del género ensayístico. Las reflexiones mítico-esotéricas y teológicas sobre erotismo y sexualidad suelen prolongarse en invenciones poéticas de Liscano en las que un sujeto lírico asume la voz de personajes procedentes de alguna cosmogonía. Es lo que sucede en el extenso poema «Prunikos» en el cual el poeta recrea la voz de Simón el Mago desde las circunstancias del hechizo erótico. Le atrae a Liscano todo ese submundo de misas negras, copulaciones demoníacas, orgías y aquelarres que está detrás de una teología como la cristiana, fundada en el rechazo al sexo, en las prohibiciones bíblicas que reconducen el sexo hacia la función reproductiva consagrada en el matrimonio eclesiástico.

20Su posición no es doctrinaria sino por el contrario, la del ensayista ávido de hurgar y confrontar datos, premisas, argumentos que le permiten interrogar e interpretar las plurales relaciones de la sexualidad, en tanto que fenómeno simbólico, con el mundo espiritual y religioso del ser humano. Le interesa ver y comparar las variantes y transformaciones de ese Eterno Femenino que ha seducido la imaginación erótica del hombre.

21Para Liscano los mitos sexuales, tanto de Oriente y Occidente como los indígenas, son lenguajes que dialogan entre sí y se reinventan en la construcción de imaginarios eróticos. En el Occidente cristiano en particular encuentra que la mitología de lo sexual está trenzada a una religiosidad cristiana que a la vez que promueve el ascetismo y la castidad, es también permeable a signos propios de una ritualidad erótica y esotérica.

Roberto Echavarren: las re-figuraciones del erotismo

22La pregunta por el erotismo se volvió central en la ensayística de Roberto Echavarren. Dos de sus libros así lo confirman: Arte Andrógino. Estilo versus moda en un siglo corto (1998) y Fuera de género. Criaturas de la invención erótica (2007). Leo Arte Andrógino como si de una novela se tratara. Construido en una doble dimensión, a la vez narrativa y reflexiva, este libro va trazando la historia, el proceso de la puesta en cuestión del concepto de género. En efecto, Echavarren explora los registros e inscripciones plurales del erotismo a través de los cambiantes fenómenos de la moda y los estilos callejeros. Estos son sin duda modos de marcar fronteras con respecto a otra forma de ver y concebir la vida sexual y así hacer visible una diferencia que más allá del gusto y de la clase social es también una diferencia de criterio y de ética que involucra el cuestionamiento de las canónicas nociones de género y de sexo.

23Discurso sobre los estilos callejeros y su relación transgresiva con los géneros establecidos, Arte Andrógino es igualmente una reflexión sobre la desafiante gestualidad del erotismo en las sociedades modernas y postmodernas. En la mejor tradición del ensayo clásico, Echavarren remueve datos, opiniones, saberes que le permiten trazar ese sinuoso y anómalo mapa del erotismo cuya modernidad se va configurando a partir de la aparición del dandy en la sociedad inglesa de fines del siglo XVIII. Un dandy es un nuevo tipo social que «surge de la aristocracia pero que ya no es un mero aristócrata, y tambien resulta una anomalía con respecto al mundo burgués.» (Echavarren, 1998: 30)

24Interesa a Echavarren seguir el itinerario y el rastro de esa anomalía constitutiva del erotismo, ver como éste se re-semantiza a través de las distintas figuras que encarnan la crisis de los conceptos canónicos de hombre y de mujer. De esta manera, se refiere a supermachos y superhembras en sus variantes gays, travestis o transexuales que expresan distintos modos de inversión paródica y de simulación erótica. Al indicar los rasgos y signos que se manifiestan en sus cuerpos y actuaciones, esboza una como semiología de estas distintas imágenes y tensiones de un erotismo que juega siempre a la inversión, la ruptura, los márgenes.

25Los diversos registros de voz, el maquillaje, el uso de collares, el pelo largo, las curvas corporales, la pintura de las uñas son algunos de esos signos que escenifican un erotismo andrógino que manifiesta el desmoronamiento de las convenciones de género y sexo. A la par que detalla e interpreta las máscaras de este erotismo lúdico y transgresor, va auscultando Echavarren el proceso de unos estilos callejeros que configuran estéticas corporales alternas. Se trata de estilos que sugieren una suerte de erotismo a la vez ambiguo y primitivo, en el que concurren la sorpresa y el escándalo.

26Al asediar diversos textos narrativos correspondientes a distintas épocas (El diablo enamorado, 1772, de Cazotte, Seráphita, 1835, de Balzac, À rebours, 1884, de Joris-Karl Huysmans o El pozo, 1939, de Juan Carlos Onetti) Echavarren explora las representaciones literarias de la androginia y del erotismo que se revelan a través de las relaciones de los personajes. Elementos ficcionales y simbólicos de obras de Manuel Puig, Severo Sarduy y Reinaldo Arenas le permiten acercarse a los juegos sexuales, eróticos y de identidad o género propios de lo que se ha llamado la narrativa gay, término con el cual muestra su desacuerdo por lo que involucra de gueto o de sentido de exclusión. Para él estas contra-narraciones convergen en la idea de que el deseo no tiene que estar necesariamente asociado a la reproducción y es más bien contrario a instituciones que pretenden modelarlo y/o mutilarlo, tales como la Iglesia o la escuela. De este modo Echavarren confronta la experiencia social del erotismo con su simbolización y transfiguración artística en la literatura.

27Lo que interroga nuestro ensayista son precisamente estas transformaciones de la sensibilidad y de una identidad que puesto que «no es íntegra ni permanente» (ibid.: 10) ha dejado de reconocerse en las prescripciones de género y de sexo. Su trabajo consiste en buena medida en recoger e interpretar las imágenes y formas que adopta esta nueva cartografía del erotismo que configuran los flujos de deseo que se movilizan alrededor de una androginia que tiene una de sus mejores escenas en los símbolos y signos propios de los estilos callejeros.

28En Fuera de género. Criaturas de la invención erótica, Echavarren continúa la exploración de la androginia pero referida ahora a textos de escritores y pensadores que hacen del erotismo y la sexualidad espacios privilegiados de creación y reflexión. Tal es el sentido de sus indagaciones en torno a Foucault, Lautréamont, Nabokov, Onetti, García Lorca, Lezama Lima, Marosa Di Giorgio y Gilles Deleuze. En sus textos poéticos o filosóficos, la gravitación e irradiación vital, reflexiva o imaginativa del deseo, cobra una dimensión perturbadora que tiene que ver con la presencia e interrogación de lo extraño.

29La escritura literaria o filosófica de estos autores intenta nombrar una gestualidad de lo erótico en la que la violencia de la pasión parece borrar las separaciones de género, lo cual se traduce en la ambigüedad en la que se desplaza la androginia, resistente a las determinaciones de la razón y del poder. Este es entonces el horizonte de lectura en el que el erotismo aparece como cifra de esa diferencia que se refracta en la creación de estilos, formas e imágenes que articulan su propia lógica. Una lógica inherente a una estética y a una sensibilidad alternas que recuerdan a Echavarren el espacio mágico e imantado de los derviches bailarines: «… bailarines de dios en la tradición sufí de la secta mevlevi en Turquía, se visten con faldas largas acampanadas…» (ibid.: 161).

30Si aceptamos con Foucault que la sexualidad es una construcción moral, el género sería una suerte de derivación pedagógica de ésta, una constricción de la que Echavarren observa que se puede escapar a través de diversos performances en los que el cuerpo y su ámbito erótico son protagonistas. En este sentido, ensayar el cuerpo, es decir, tatuarlo, trasvestirlo, maquillarlo o perforarlo son en estos performances, modos de ensayar otros géneros, a la vez artísticos y sexuales, y de crear un espacio ajeno a las imposiciones institucionales o de la tradición.

31Desde esta dimensión creativa de un erotismo que hace del cuerpo un teatro del goce y del deseo, Echavarren explora una escritura, la del ensayo, que piensa e interpreta esta contracultura (de los estilos de calle, de la androginia, de los performances) dada a desmontar los aprendizajes de género impuestos a través de instituciones normativas y normalizadoras como la Iglesia, la familia o la escuela. El cuerpo –dice nuestro ensayista– «pide su bien. Pide seguir su inclinación impura más allá de los ortopédicos roles» (ibid.: 158).

32Poetas, nuestros tres ensayistas, fascinados por esa extraña y gozosa experiencia del cuerpo, han querido ver en el erotismo lo que destella detrás del sexo y el deseo: el plural y creativo espacio de una imaginación que los conecta a una profunda y misteriosa manera de sentir, pensar y escribir la vida. Fundamentales ejercicios de interpretación de los imaginarios culturales del continente, sus ensayos sobre el erotismo y la sexualidad modifican, es decir, amplían, el horizonte de lectura de las socio-culturas de América Latina.

Haut de page

Bibliographie

Echavarren, Roberto, 1998, Arte Andrógino. Estilo versus moda en un siglo corto, Buenos Aires. Colihue.

, 2007, Fuera de género. Criaturas de la invención erótica, Buenos Aires, Losada.

Liscano, Juan, 1983, Descripciones, Buenos Aires, Ediciones de la Flor-Monte Ávila.

, «Gaitán Durán: erotismo y pulsión de muerte», en Descripciones, op. cit.

, [1988] 1991, Mitos de la sexualidad en Oriente y Occidente (El amor es lo que ama y no lo amado), Caracas, Alfadil, 2ª ed.

Paz, Octavio, 1971, «El más allá erótico», en Los signos de rotación y otros ensayos, Madrid. Alianza.

, 1983, «La mesa y el lecho», en El ogro filantrópico, Barcelona, Seix Barral.

, 1993, La llama doble. Amor y erotismo, Barcelona, Seix Barral.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Douglas Bohórquez, « Erotismo y sexualidad en el ensayo hispanoamericano contemporáneo: Paz, Liscano y Echavarren », América, 45 | 2014, 93-101.

Référence électronique

Douglas Bohórquez, « Erotismo y sexualidad en el ensayo hispanoamericano contemporáneo: Paz, Liscano y Echavarren », América [En ligne], 45 | 2014, mis en ligne le 01 février 2015, consulté le 29 mars 2017. URL : http://america.revues.org/792 ; DOI : 10.4000/america.792

Haut de page

Auteur

Douglas Bohórquez

Universidad de Los Andes – Venezuela

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presse Sorbonne Nouvelle
  • Revues.org