Navigation – Plan du site
II. Conquêtes du discours érotique

El erotismo en la poesía colombianade la Generación desencantada de Golpe de Dados

L’érotisme dans la poésie colombienne de la Génération désenchantée Coup de dés
Alejandra Toro Murillo
p. 103-114

Résumés

Après les générations de Mito et des Nadaístas, les poètes dont les premières publications paraissent en Colombie dans les années 1970 et qui forment ce qu’on appelle Generación Golpe de dados (désignés aussi comme Postnadaístas, Generación sin Nombre ou encore Generación desencantada) ont hérité de leurs prédécesseurs la possibilité d’invoquer l’éros sans le voiler ni encourir la réprobation des autorités. Difficiles à classer parce que ce courant rassemblait des poètes appartenant à des générations différentes du point de vue de l’âge, ceux-ci ont en commun une vision désenchantée du monde et l’expriment en poésie. Désenchantement devant les circonstances qui entourent leur vie et qui les porte à une obsédante recherche de l’essence de la poésie, du rôle du poète dans le monde actuel, qui les porte aussi à démythifier les institutions culturelles et idéologiques et à recréer un érotisme. C’est un érotisme aux multiples nuances, peu idéalisé, mais très important en tant que vitalité de l’être.
La communication présente les traits principaux de cet érotisme dans les œuvres de poètes de cette génération parmi les plus reconnus et qui ont, au fil des ans, composé une œuvre solide : José Manuel Arango (1937-2002), Darío Jaramillo Agudelo (1947), María Mercedes Carranza (1945-2003), Juan Manuel Roca (1946) et Elkin Restrepo (1942).

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Los poetas aquí mencionados empiezan a publicar sus obras en los años 70 del siglo xx. Ellos son in (...)

1José Manuel Arango (1937-2002), Giovanny Quessep (1939), Harold Alvarado Tenorio (1945), María Mercedes Carranza (1945-2003), Juan Manuel Roca (1946), Darío Jaramillo Agudelo (1947) y Juan Gustavo Cobo Borda (1948)1 incluyen todos la temática de lo erótico en sus libros. De hecho para Arango, Alvarado y Cobo, es uno de los ejes fundamentales de la poesía. Así se pueden señalar libros casi completamente eróticos de su autoría: Este lugar de la noche (1973) y Signos (1978) del primero; Recuerda Cuerpo (1983) del segundo; y Casa de citas (1981) del tercero, son una muestra. Los demás poetas, quienes a diferencia de los resaltados no tienen libros dedicados exclusivamente a lo erótico, también retoman y profundizan este tema en sus producciones.

2Enteramente dedicados o no al erotismo, en los poemarios de esta generación esta temática es tratada de forma directa. No hay matices que la oculten, la hagan más pura o la suavicen. De hecho, es un tema más recurrente que el amor y cuando se habla de este último casi siempre se hace desde la perspectiva del Eros. El resultado: una expresión sin tapujos y abierta, que pregona el goce del cuerpo y el placer del sexo como plenitud vital y creadora antes de la llegada de la muerte. Muerte que además rodea a los poetas, si se consideran las circunstancias sociales y políticas de la época en que han vivido y que los lleva también a usar el erotismo para establecer contrastes entre el ser y la realidad que lo circunda y, así, dar testimonio de una cotidianidad desgarrada en la cual el erotismo se presenta como una salida a la misma.

1. El erotismo como esplendor: goce y disfrute del cuerpo

  • 2 La herencia del Nadaísmo para los poetas desencantados fue sin duda la posibilidad de tratar el ero (...)
  • 3 De Mito los desencantados son herederos en términos formales, porque como ellos buscan la imagen, l (...)

3Después de las herencias del Nadaísmo2 y de Mito3, no es extraño ver la celebración del cuerpo y del goce en las obras de estos poetas a partir de la descripción del acto sexual sin privaciones o idealizaciones, sin que esto signifique sacrificar la sensualidad que puede aportar el lenguaje. Como sucede, por ejemplo, en el poema de Juan Manuel Roca, títulado «Cuerpos» publicado en el libro Señal de Cuervos (Roca, 1979: 24-25):

Cuerpos

I
Ah: volver a visitar tu más
Húmedo lugar a horas imprevistas
Mientras abres la página en blanco
De tus piernas

5. Y tu sésamo que guarda el rojo fruto
Se ajusta a mi galope.
Volver a festejar los cuerpos.

Reanudar el goce
Entre la leche derramada del alba.

II
10. Ah: cuerpo a cuerpo reanudar la mañana
Mientras lanceo tu pequeña aldea láctea
La piedra de escándalo de tus muslos.
Jadear como corcel espoleado
Penetrando el abismo que nos une y nos separa
15. Con mi centro en menguante y en creciente
Mientras cruzamos la otra orilla
Entre el flujo y el reflujo
Del alba.

4O el poema «Erótica» de Juan Gustavo Cobo Borda, escrito en 1974 y publicado en el libro Casa de citas (Cobo Borda, 1981: 37):

Erótica

Bosque vedado
manantial que no cesa
te anega y te desborda
la marea contra la roca
5.sudor en las axilas
tersura de los muslos
te cubro y te habito
es áspero y se pliega
tu vello
10. en la yema de mis dedos
en la punta de la lengua
el sabor de tu sexo
gruta plena.

5Estos dos poemas son una clara muestra de la manera en que el encuentro erótico se describe entre los poetas de la generación. En particular, hay que señalar en ellos, el acto sexual como centro del poema y la posición del yo poético como protagonista, pero a la vez como observador contemplativo y poseedor afortunado del cuerpo femenino. El encuentro sexual está descrito con amplitud. Además en ninguno de los casos está tamizado por el sentimiento amoroso. No se habla de ser amado y no se recurre a la «purificación» del acto con términos aceptables socialmente. Por el contrario se habla de cuerpo, goce, festejo y plenitud. Los verbos a los que se alude para marcar las acciones que describen el encuentro sexual son de carácter directo: «visitar, abrir, volver, festejar, reanudar, lancear, jadear, penetrar, unir, separar, cruzar», en el poema de Roca y «anegar, desbordar, sudar, cubrir, habitar, plegar, saborear», en el de Cobo. El cuerpo femenino, además, es descrito con detalle, aunque en el primer poema con imágenes metafóricas (3-4, 6, 13, 14) y en el segundo sin retórica: «axilas, muslos, vello, lengua, sexo».

6Como estos poetas los demás de la generación van a describir el acto sexual dentro de los valores del goce y del disfrute. Aunque con estilos diferenciados, no habrá problema para ellos en usar imágenes metafóricas o en usar palabras crudas para concretar su tarea. Eso sí, siempre y cuando, éstas no atenten con la precisión y efecto rítmico del texto. El cuerpo femenino es sin duda el centro del poema en la mayoría de los casos en que se describe el encuentro sexual, también en los poemas en los que se habla del deseo. Obviamente esto no se da en los poemas de María Mercedes Carranza, que siendo la única poeta femenina destacada del grupo, hace alusiones al cuerpo masculino, lo que también se da en algunos de los poemas de Harold Alvarado Tenorio, de temática homosexual.

7Hay otro aspecto de valoración del Eros, que también se puede resaltar en la obra de los desencantados. Los siguientes poemas de José Manuel Arango, en Signos (1978) (2009: 72, 87), permiten ver cómo el sexo se relaciona con la naturaleza y lo primigenio y también con la clasica imagen bélica de la «guerra» del amor:

II

qué poder ciego
empuja
los puños
y enfurece los dientes

5. En esta guerra dulce
que hacemos en la oscuridad
más vieja

qué mano de raíces
tiende su cuerpo
10. curvado en el amor como un arco

XVII

rompe
en el lecho
el oleaje
de su cuerpo

8En el poema «II», el sujeto lírico se pregunta por eso que impulsa al ser a encontrarse con el otro a partir del sexo. Encuentro, que ya Roca y Borda, en los dos poemas anteriores valoraban como «flujo y reflujo del alba» (Roca, 18-19), y «bosque vedado / manantial que no cesa» (Cobo 1-2). Arango le da en su poema un carácter original, de algo que pertenece a la naturaleza profunda del ser (5-7) expresada en el sustantivo «oscuridad» y el adjetivo calificativo «más vieja». Esta raíz además es poderosa, y se deriva del instinto y es indescifrable para los humanos (1-4). Un poder que se muestra en el poema a la vez cíclico y creador, pues crece y se reproduce y vuelve a la tierra, con la que se emparienta (8-10). En los tres poemas, los términos para aludir a lo erótico recurren a elementos de la naturaleza, a lo profundo, a la noche, al manantial, a las raíces, al bosque, al mar. Se muestra el encuentro sexual como una fuente que da vida, goce y placer. Lo mismo dice el poema «XVII» de Arango. Una bella metáfora, la del oleaje, para describir el encuentro sexual, descripción sintética a modo del haiku, pero profunda sobre el sexo. Aquí el término «oleaje» tiene múltiples sentidos: por un lado el movimiento cadencioso del cuerpo en el acto de amor, por otro la fuerza y el poder que representan las olas al romper el lecho, por otro más la entrega del cuerpo al dejar que se convierta en oleaje, y otra vez, la relación de lo erótico con la naturaleza, con el agua, con lo esencial. Tan primordial como el agua es el Eros, símil que también utiliza María Mercedes Carranza en el poema «La fiesta a que convida tu sonrisa» del libro X (Carranza, 2010: 114):

La fiesta a que convida tu sonrisa

El comienzo es como una sed infinita.
El corazón llega a todo el cuerpo,
ciega, la sangre crece y golpea;
la carne duele allí en su centro.
5. Hay un aliento aleteante
y un espejo que se desbordan,
algo como un sollozo viene de muy adentro.
Impudicia y esplendor y miedo
sobre la cama de sábanas destendidas.

9Para Carranza el deseo es sed infinita, es una invasión del cuerpo y un reconocimiento del mismo, pues se hace consciente, real y concreto en toda su amplitud (2-3). El acto sexual se muestra en sus diferentes etapas, el comienzo, en donde se manifiesta el deseo y se comienza el encuentro de los cuerpos (1-3), el climax que es la unión sexual (4) y la tercera que es el éxtasis (5-9). Esto se ve reforzado por las sonoridades del poema. Al principio (1-4) los fonemas /k/ y /g/, subrayan una mayor intensidad y fuerza, luego aparece (5-9) la recuerrencia de los fonemas /s/ y /z/ que se concatenan con las sonoridades /l/, líquida, y la /m/ interlabial, que dan un efecto de apaciguamiento que es apto para mostrar la culminación del encuentro erótico. Esta poeta, como los demás, habla de una fiesta para referirse al encuentro sexual y aunque en (8), hay alusión a la impudicia y miedo, estos dos sustantivos están conectados por el sustantivo esplendor. Lo que disminuye la carga negativa de estas dos palabras. Los versos 5 a 7 muestran también una valoración del sexo como algo que sale desde lo profundo y que amplia al ser hasta despojarlo. El espejo aquí señalado podría ser a la vez ella y el otro que se reflejan y se unen.

10El poeta Darío Jaramillo, también deja entrever en sus poemas una valoración positiva y laudatoria del encuentro sexual. Aunque él se ha dedicado más a la celebración del amor que de lo erótico, especialmente en su conocido libro: Poemas de amor. De este último extraemos el poema «7» (Jaramillo Agudelo, 2003: 133) en el cual, estableciendo una diferencia con sus contemporáneos, el amor amplía la unión de los seres en el encuentro sexual.

7.
Alabanza de mi noche blanca,
supresión de los abismos de mi corazón,
aniquiladora de mis momentos atroces.
Benditas tu caricia y tu palabra, señora de la Apacible Ronda,
5. muchacha mía que detesta llorar por la mañana,
muchacha que habla a solas por la casa y ríe.
Ola frágil, bajo mi cuerpo ardiente tu cuerpo mío se calcina
en un delirio de luz
y entonces somos una sola sustancia.
10. Flor de mis jadeos y mis éxtasis, tú, la callada, con tu mano
en mi pecho diciéndome la claridad calladamente,
permitiéndole al tiempo transcurrir sobre nosotros sin rozarnos,
nosotros, juntos, los eternos.

11En este poema el ser se complementa con el otro en la unión sexual, unión sexual para la que el poeta recurre también a los elementos naturales «noche, abismos, mañana, flor, claridad». El cuerpo tiene nuevamente relevancia, pero en este caso como el medio de fusión con el otro (7-9). El cuerpo permite además el reconocimiento de sí mismo y del otro, un ser femenino al que además se declara el amor (1-6). Para concluir y señalar que gracias al amor y al encuentro sexual ellos pueden rozar la eternidad (12-13).

2. El erotismo y la realidad social y política

12Los poetas de esta generación a diferencia de los de las anteriores no se alinearon con un credo político ni se declararon anarquistas como los del movimiento nadaísta. Más bien se muestran indiferentes o escépticos ante la realidad nacional. Característica que puede explicarse considerando la Colombia que les ha tocado vivir. En primer lugar muchos nacieron en «la década tumultuosa de la segunda guerra mundial. De sus padres habían oído hablar mucho de la violencia sin sufrir durante su infancia muy directamente las consecuencias más escalofriantes de la crisis política nacional para que resultaran traumatizados» (Alstrum, 2000: 21). Asimismo, de adultos, tuvieron que acogerse al Frente Nacional. Fenómeno político que generó alta apoliticidad entre los jóvenes, ya que como decía María Mercedes Carranza, se vio «muy claro que el poder en Colombia se repart[ía] irremisiblemente entre las dos grandes fracciones políticas de la clase dirigente» (1982: 339). Por otro lado les tocó presenciar el fortalecimiento y la posterior crisis de la izquierda. Terrenos políticos que los llevaron a optar mejor por el escepticismo. En los años posteriores, y hasta la actualidad, a estos escritores les ha tocado ser testigos de la degradación del país: narcotráfico, sicariato, paramilitarismo, terrorismo y corrupción, que han sumido en la violencia a las ciudades y al campo.

13Bajo este panorama es comprensible no esperar de estos poetas el compromiso político y más bien la declaración de la autonomía de su labor poética. La poesía como un acto individual también escéptico, que no puede cambiar el mundo, pero que sirve como una forma de apropiarse y dar testimonio de él. Abocados a la recuperación de la ciudad como tema de su poesía y a dejar un testimonio de sus recorridos vitales, han tenido que vérselas con la historia nacional y dejar clara su posición, que más que política es de corte humanista. Así Carranza, Arango, Roca, Cobo y Alvarado, han dejado plasmados en sus poemas el desgarramiento que les produce el sinsentido de la violencia. Como Roca, lo declara en el poema «Generación» del libro País secreto (1988: 50), en el cual valora a la poesía como la salvación para él y sus coetáneos (10-15):

Y aunque nos acorrale una nación sombría
Y un puñado de muertos nos gobierne,
Gozamos el rayo solar en un vaso de vino.
Llevamos, quiéranlo o no,
Una parcela de sueños donde crecen
Las secretas plantas del poema.

14¿Pero qué decir y cómo hablar de esa realidad dolorosa? ¿Cómo pueden esas secretas plantas del poema, ayudar en este panorama tan sombrío? Los poetas de la generación lo hacen de una manera personal y a veces insistente. De hecho, hay libros enteros como País secreto (1987) de Roca, Canto de las moscas (1997) de Carranza o Cantiga (1987) de Arango, dedicados a lo horroroso de la historia colombiana. Ya sea a través de la alusión directa o con juegos retóricos. Juegos en los que en ocasiones aparece el erotismo. Una combinación tal vez poco esperada, pero que en estos poemas se vuelve determinante para dimensionar la agudeza de la violencia. Este aspecto es introducido especialmente por Arango, que no duda en presentar el contraste entre lo grotesco: muerte y belleza en su libro Cantiga. Por ejemplo en los dos siguientes poemas (2009: 82, 86):

Como para el amor

Desnuda
las piernas recogidas un tanto
las rodillas aparte
como para el amor

5. El inspector de turno
dice ajusta los hechos a la jerga
de oficio
el secretario
–con dos dedos– teclea

10. Yo
–también me he anudado mi pañuelo a la nuca–
miro el pubis picoteado.

Noticia de una muchacha ahogada

Fue cosa de un instante
Los faros del automóvil la desnudaron

En el puente corvo
sobre el río que divide la ciudad de sí misma
5. que arrastra sus heces

Adentro del vestido traslució el cuerpo negro
los pechos negros
el vientre
los muslos negros

15En ambos poemas el celebrado cuerpo femenino que lleva a la plenitud vital en el encuentro erótico, en éstos señala el horror de la violencia. En el primero la mujer en una posición «Como para el amor» lo dice el título, realmente es un cuerpo descompuesto y picoteado al que le hacen el levantamiento. El yo poético, un posible transeúnte que presencia la escena, señala con sus impresiones y con la descripción de la posición del cuerpo (1-4), la atrocidad de la muerte en esas condiciones. El contraste señala una realidad con la que no se transa, lo que se concluye con la forma en la que el yo poético observa el cuerpo, «como para el amor», con un tono nostálgico y que denota contrariedad. Lo que indica tal vez el deseo de que la realidad no sea la muerte sino la vida, la vida a la que se hace alusión con la reminiscencia del acto amoroso implícita en la descripción de la mujer.

16En el segundo texto el sujeto lírico es mucho más directo con su evaluación de la ciudad a través de la descripción del río (4-5), el aspecto crítico aparece con los verbos «dividir», «arrastrar» y el sustantivo «heces». Otra vez el cuerpo de una mujer. La desnudez en ambos poemas anuncia la revelación, una revelación placentera para el yo poético en otras circunstancias, pero que aquí es grotesca: «cuerpo negro, pechos negros, vientre, muslos negros» o «pubis picoteado». En este segundo poema en particular, el título y la introducción (1-6), hacen referencia también a la cotidianidad de ese tipo de hechos. Algo que se encuentra de repente, en un giro del camino, que llega de improviso, en un sitio no esperado. Lo erótico otra vez se presenta para establecer el contraste. Recurrir a escenas que en otro contexto serían sensuales. El Eros es una herramienta que permite mostrar todo lo trágico que hay condensado en esas dos instantáneas tomadas por el observador.

17A partir del cuerpo femenino exaltado en otros poemas, vemos la fuerza de lo que el poeta quiere expresar, el dolor que se siente con la indiscriminación de la muerte. Es además llamativo que sea a través de la muerte de mujeres que el poeta introduzca esta temática que contextualmente lleva a las décadas más crudas de la historia de Medellín, cuando estaba en auge el sicariato y el narcotráfico. Las mujeres en la historia de esta violencia no fueron las víctimas directas, fueron más hombres los asesinados. Sin embargo se vieron involucradas al perder hijos, hermanos, esposos, al ser puestas como razón de ser del sicario. Una muerte femenina siempre pesaba más en este contexto. Era menos esperada, pero también llegaba. Las mujeres en el conflicto, en general, siempre han tenido un papel de consuelo, como lo expresa Roca en los últimos versos del poema «Flor de los conjuros» del libro Señal de cuervos (1979: 51–52): «Pero siempre […] termino pidiéndo asilo entre tus piernas». En él señala el amor y el erotismo como una escapatoria a una realidad tormentosa.

18Contrasta con los anteriores, este poema de Alvarado Tenorio del libro «Anotaciones al libro de los muertos» (1983: 42):

DULCE enemiga
Que llevas al hombre
Más allá de sí mismo
Adoro tus perfecciones
5. Y tus fulgores sobre mi cuerpo helado
Recorres a zancadas
Los cielos –nada apacibles–
Y las estrellas incesantes
Y las estrellas quietas
10. Bella al alba y al crepúsculo
Dueña de la vida
Todo te magnifica.

19En este poema se describe un ser femenino en términos admirativos (1-3, 4-5, 10-12). Pero desde el primer verso se comienza a ver la contradicción, que hace comprender que no describe a una mujer sino a la muerte. Una descripción que pasa por el tamiz de un lenguaje exaltante y valorativo como si se estuviera describiendo un encuentro erótico y, como el que se haría a un cuerpo deseado, pero que sirve en este caso para resaltar la magnificencia y poderío de la muerte. La Muerte es personificada, y se ve como una mujer imparable que puede recorrer «a zancadas los cielos». En una época turbulenta que hace que el yo poético se considere tomado por la muerte al referirse a su propio cuerpo con el adjetivo «helado».

20Por otro lado, son varios los poemas en los que el erotismo en confluencia con el amor se vuelven una especie de escape y de manera de encontrarle gusto a la vida en un contexto desgarrado. El poema de Quessep «Ramo nocturno» (2007: 235), para ejemplificar, habla del amor y de la noche en la ciudad asediada y señala que la dicha es una posibilidad de ir en contra de la muerte.

Ramo nocturno

Ve a la noche y espérame
Con un ramo de flores amarillas;
un sol hay dentro de ellas
que conoce el destino.

5. No te ocultes de nadie,
Ve a los que salen a tu encuentro;
Nuestra casa es de ramas floridas
y en ella habita el cielo que no cesa.

Estás cubierta como todos
10. Por esa fuente de nombre inacabable;
nadie podrá dañarte,
ni un color que estallara en los almendros.

Ve en la noche y camina
por las calles de la ciudad asediada;
15. si en la piedra escribimos nuestra dicha
algo contra la muerte atesoramos.

Ven y escucha en el puerto
una canción antigua, a nuestro lado
las hilanderas de la vida pasan,
20. no devuelvas tu remo ni tu barca.

21En el poema el sujeto lírico insta a su ser amado a caminar en la noche por las calles de la ciudad asediada y señala que hay una manera de evadir la muerte (15-17). El amor «esa fuente de nombre inacabable» hace intocable a este ser hasta el punto que nadie podrá dañarlo, como lo expresa en las tres primeras estrofas. Este poema que seguro tiene múltiples lecturas, también tiene un fuerte contenido erótico, que se señala en la primera estrofa (1-4). En donde la noche, el amarillo, la vitalidad del sol y el conocimiento del destino, que se encuentra en el interior de las flores, señalan el encuentro sexual. En la última estrofa, el yo poético dice a su ser amado, que deje pasar de largo a las hilanderas. Es claro en este poema, que si bien se reconoce la muerte como una realidad de la ciudad y de la vida, su confianza en el amor lo hace sentirse capaz de vencerla.

22Este poema se acerca a otro de José Manuel Arango, titulado «Los amantes» del libro Cantiga, en el que los amantes, pueden evadir la realidad que los acongoja, aunque en un tono menos optimista (2009: 287). En él hay una bella descripción del encuentro de los amantes: se detalla con ternura el encuentro, los abrazos, caricias y gestos que los enlazan. Pero a la vez, hay cierta ironía, pues ellos están en «su huevo luminoso en su gota / de mercurio». Flotando en una burbuja sobre la «ciudad asesina». Los amantes siguen con sus gestos consabidos, y esto los aparta instantáneamente de la realidad. Pero se trata solo de una burbuja. Lo que señala lo pasajero, un momento que se va a esfumar. Una burbuja que al romperse los llevará nuevamente a la realidad. Una realidad en la que probablemente no puedan demostrar la ternura que manifiestan mientras flotan elevados por el Eros.

23Estos poemas son reflejo de una realidad que vivieron y aún viven los poetas de la generación Golpe de dados y que da a la temática erótica nuevas connotaciones y posibilidades. Que no necesariamente se contradicen con la mirada del Eros como un signo de plenitud humana, que se observó en el primer apartado de este texto, sino que más bien la refuerzan. Ya que en general el erotismo es utilizado en estos contextos lúgubres para mostrar ese contraste de lo vital con lo sombrío y exaltar la vida sobre la muerte.

Conclusión

24Para terminar, es necesario señalar los interesantes matices que tiene el erotismo en la obra de los poetas colombianos de esta generación, y lo trascendental del análisis de su obra para una evaluación de la presencia del erotismo en la poesía colombiana. Ya que como queda claro, después de tener la posibilidad de tocar este tema sin tapujos, el Eros es uno de los temas que más expansión tendrá en cuanto a recurrencia y formas de tratamiento, tanto para estos autores como para sus sucesores. De hecho, además de estos dos aspectos señalados, el de la descripción del encuentro sexual como un acto de plenitud vital y goce del cuerpo y el del erotismo como medio de expresar el inconformismo con la realidad, pueden señalarse muchos más, incluso una posible poética de lo erótico que implica la comprensión de este fenómeno como una característica creadora intrínseca del ser humano que se enlaza sin duda con la palabra y su poder creador. Temática que se deberá abordar en trabajos posteriores, pero que es otro de los interesantes matices que tiene la poesía de la llamada Generación Golpe de Dados.

Haut de page

Bibliographie

Alstrum, James Joseph, 2000, La generación desencantada de Golpe de Dados: los poetas colombianos de los años 70, Santafé de Bogotá, Ediciones Fundación Universidad Central, Colección 30 años Universidad Central.

Alvarado Tenorio, Harold, 1983, Recuerda Cuerpo. Poesía, Bogotá, El papagayo de Cristal.

Arango, Juan Manuel, 2009, Poesía completa, Sevilla, Sibila.

Carranza, María Mercedes, 1982, «Colombia: poesía posterior al Nadaísmo», Revista Eco, XLI (250), agosto, p. 337–360.

, 2010, Poesía completa, Sevilla, Sibila.

(ed.), [1991] 2001, Historia de la Poesía Colombiana, Bogotá, Casa de poesía Silva.

Cobo Borda, Juan Gustavo, 1981, Casa de citas. El parche de oro, Mérida, Venezuela, Ediciones la draga y el dragón.

Jaramillo Agudelo, Darío, 2003, Libros de poemas; Obra reunida, México, Bogotá, Fondo de Cultura Económica, Tierra firme.

Quessep, Giovanny, 2007, Metamorfosis del jardín, en Poesía Reunida (1968-2006), Bogotá, Galaxia Gutemberg / Círculo de lectores.

Roca, Juan Manuel, 1979, Señal de cuervos, Medellín, Universidad de Antioquia.

, 1988, País secreto. Cuadernos de la Honda, La Habana, Casa de las Américas.

Haut de page

Notes

1 Los poetas aquí mencionados empiezan a publicar sus obras en los años 70 del siglo xx. Ellos son incluidos por el crítico norteamericano James Alstrum en la que él denominó la Generación desencantada de Golpe de dados. Con excepción de Giovanny Quessep, que para el crítico es un antecesor de los poetas de la generación. El título de estos poetas se oficializa a partir del capítulo de Alstrum en el libro Historia de la poesía colombiana (Carranza, 2001: 511–527) y también gracias a su libro antológico La generación desencantada de Golpe de Dados: poetas colombianos de los años 70 (Alstrum, 2000). Golpe de dados, es el nombre de una revista de poesía, dirigida por el poeta Mario Rivero (1935-2009), que apareció en la misma década y que los agrupó de alguna manera pues en ella todos publicaron.

2 La herencia del Nadaísmo para los poetas desencantados fue sin duda la posibilidad de tratar el erotismo sin temor a la recriminación y la de recurrir al humor, a la ironía y a la escritura en un lenguaje sencillo. Por otro lado, el poeta Mario Rivero, abre con su poesía el camino para el uso de un nuevo lenguaje. Rivero, que manifestó no ser nadaísta, pero que fue considerado así en los primeros años de su carrera, es el que trabaja con más insistencia el tema de la ciudad, de la vida cotidiana y las expresiones culturales a partir de un lenguaje prosístico y elemental.

3 De Mito los desencantados son herederos en términos formales, porque como ellos buscan la imagen, la sensualidad y la capacidad expresiva; y, en cuánto a lo erótico, heredan una visión del Eros como una de las afirmaciones de la libertad individual. El grupo Mito fue trascendental en la ruptura de formas y esquemas poéticos, acogió el verso libre, se abrió al cosmopolistismo, permitiendo que la poesía se ubicara en un contexto universal. El erotismo para Mito era transgresión, tal y como lo plantea Bataille, y como transgresión permitía la expresión plena, la creación y la liberación de ataduras.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Alejandra Toro Murillo, « El erotismo en la poesía colombianade la Generación desencantada de Golpe de Dados », América, 45 | 2014, 103-114.

Référence électronique

Alejandra Toro Murillo, « El erotismo en la poesía colombianade la Generación desencantada de Golpe de Dados », América [En ligne], 45 | 2014, mis en ligne le 01 février 2015, consulté le 24 août 2017. URL : http://america.revues.org/802 ; DOI : 10.4000/america.802

Haut de page

Auteur

Alejandra Toro Murillo

Universidad EAFIT, Medellín, Colombia

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presse Sorbonne Nouvelle
  • Revues.org